Categorías
Sin categoría

En busca de un amigo

El empleado de la funeraria para animales le dio a Estanis una pequeña urna de resina con las cenizas de Tip.

—Gracias —dijo Estanis quedándose mirando la foto de Tip.

La cara negra con un parche blanco alrededor del ojo izquierdo de su fiel border collie le miraba desde la cubierta de resina transparente. Estaba tan majo, su amigo, su fiel amigo…

—Vamos, papá – la dijo su hija Daniela, poniéndole una mano sobre el hombro.

El dueño de la funeraria esperaba a la salida con aire compungido.

—Les acompaño en el sentimiento. Y recuerden: si lo desean las cenizas de su amigo pueden ir al cielo, ya saben, volver a ser polvo de estrellas —dijo señalando con el dedo hacia arriba. Hacía referencia al servicio de lanzamiento de cenizas con cohete.

Estanis negó con la cabeza y caminó hasta el coche de su hija. Sabía perfectamente dónde quería que estuvieran las cenizas de su compañero. Tras quince años juntos lo que no iba a hacer era lanzarlo como un Sputnik. No. Las cenizas de Tip descansarían en el jardín de su casa, mirando al Cantábrico, donde habían pasado tan buenos momentos juntos.

Y así, lo hizo. Cuando llegaron, fue hasta la caseta de Tip que estaba bajo el manzano del jardín y esparció las cenizas alrededor del árbol y de la caseta. Luego se despidió de su hija, que debía volver a Madrid, y se fue a dormir. No tenía ánimo ni para cenar.

A la mañana siguiente, Estanis, de despertó abriendo los ojos de par en par y se levantó excitado. Fue directamente a por la tablet que le había regalado Daniela para que pudiera ver a sus nietos de vez en cuando. Buscó durante un buen rato, tecleando ansioso sobre la pantalla hasta que sus ojos se iluminaron. Luego inició la aplicación de videollamada. Su hija apareció en la pantalla con aire somnoliento.

—Hola. ¿Has llegado bien? – preguntó Estanis.

—Sí, papá – respondió Daniela fastidiada, porque la despertara—, pero sólo hace tres horas que he llegado a casa. Tengo que descansar un poco, para ir al trabajo en… dos horas. ¿Qué quieres?

—Nada, hija. Sólo quería que supieras que me voy a Francia. Volveré en unos días.

—¿A Francia? ¿Qué se te ha perdido en Francia?

—Nada, hija. Cosas mías. Estate tranquila.

—Está bien, papá. Tú verás. Ya eres mayorcito.

Estanis, excitado como un niño, llenó una bolsa con algo de ropa y su neceser, cogió la tablet y el teléfono y salió hacia la estación.

Horas más tarde, montado en un traqueteante tren de cercanías, que atravesaba las llanuras del Perigord, Estanis empezó a dudar. ¿Acaso no era una locura todo aquello? Pero, había sido tan real, tan vívido. Recordó lo que había soñado. Llegaba en un tren hasta una vieja estación en un bonito pueblo, precioso, como una maqueta. Luego iba caminando hasta una granja. “Ferme La Fosse” rezaba el cartel de madera de la entrada. Y desde allí. Desde la entrada, lo veía. Tip, cuando era un cachorro, corriendo tras los patos, como un pastor de patos. Cuando se fijó en él, se olvidó de los patos y se acercó a la valla. Estanis metió la mano a través de las tablas y Tip, tras olerla un poco, la lamió y ladró amistoso.

Estanis respiró hondo. La suerte estaba echada y una vez allí no podía hacer nada más que comprobar si su sueño tenía algo de verdad. Así que se bajó del tren en la misma estación que había visto en su sueño y siguió mirando la ruta en su tablet, caminó hasta una granja. “Ferme La Fosse” leyó en el mismo cartel que había visto en su sueño. Miró al interior de la valla y vio los patos, que comían del suelo los granos de maíz que les arrojaba una oronda grajera francesa. No vio ni rastro de Tip.

A un gesto de Estanis, la señora se acercó y con su oxidado francés el hombre le explicó que buscaba un perro, un cachorro negro con un parche blanco en el ojo izquierdo. La señora sonrió y pidió a voces a un tal Charles que asomó por la puerta del granero, que trajera los perros.

Charles vino con una border collie que traía tras de sí una camada de cuatro cachorros. A Estanis se le iluminó la cara por un momento, pero tras analizar a todos los cachorros uno por uno, no, Tip no estaba allí. De rodillas, derrotado, Estanis derramó unas lágrimas. Uno de los cachorros, una hembra con dos parches blancos, uno en cada ojo, le saltó encima y le lamió las lágrimas.

—¿Cuánto quiere por ésta? – preguntó.

Los granjeros se miraron y la señora hizo un gesto de asentimiento.

—Para usted – dijo Charles—. Nosotros no podemos cuidarlos todos.

Y así con la perrita siguiéndole, Estanis buscó un hotel y pasó una semana visitando viñedos y chateaux.

Poco a poco fue recobrando el buen humor y para cuando volvió a su casa en Hondarribia, volvía a tener su habitual aire afable y risueño. Con la perrita, a la que en un alarde de imaginación llamó Tipi, entró en el jardín y ambos se acercaron a la caseta de Tip. Tipi olisqueó los alrededores y finalmente tomó posesión de sus nuevos dominios entrando en la caseta.

Estanis recordó a su amigo Tip y dijo para sí.

—Bueno, amigo, te he traído una compañera. Te hubiera gustado. Es muy maja y cariñosa.

En ese momento Tipi asomó su cabecita por la puerta de la caseta y soltó un ladrido.

Estanis la miró sonriendo y oyó un segundo ladrido justo antes de que otro cachorro, con un solo parche blanco en el ojo izquierdo, saliera disparado de la caseta y saltase sobre él.

Categorías
Sin categoría

24 orduak euskaraz

1976ko martxoaren 27an Donostiako Anoeta belodromoan euskararen aldeko jaialdi bat ospatu zen Donostiako Herri Irratiak eta Loiolako Herri Irratiak antolatuta, hogeitalau ordutan zehar. Attak, jaialdi haren zati bat, Xabier Leteren ekitaldia, irratitik grabatu zuen Waldemarrek alemaniatik ekarritako Saba radiokasetean.

Orain dela bost urte, nik hainbestetan (gaur azkeneko aldiz) entzun dudan grabazioa noizbait desagertzea pena izango zela pentsatuta, digitalizatzea pentsatu nuen. Ordenagailura pasa eta argazki eta textu batzuk jarrita Youtubera igo nuen. Hemen duzue.

Orduan idatzi nuen bideoaren deskribapenean Joxe Lizarraldek Zeruko Argian idatzitako kronikara esteka ere jarri nuen (Argiaren webgunean zegoen), baina gaur probatu dudanean ez zebilen eta ez naiz gai izan Argiaren webguneko beste helbideren batean dokumentua aurkitzeko. Beraz, arkeologia pixka bat eginaz, 1976ko apirilaren 11ean argitaratu zen Zeruko Argiaren zenbakia pdf formatuan aurkitu dut eta hementxe utziko dut, norbaitek egunen batean beharko balu ere eskura edukitzeko.

Categorías
Ipuiak

Ilargia erori da

Ipuia da noski, baina ez hemengoa, Aragoi alde edo beste atzerri alde hoietakoa, han izaten bait dira holako aleak. Ez dut uste Euskal Herri aldean inoiz holako astakeririk gertatuko zenik. Hala ere, badira bai gure baserri mutil jatorrei zernahi astakeri ezartzen dizkietenak. Hala eta guztiz ere, hau hainakorik bai ote?

Ilargia erori da

Hodeirik gabeko gau izartsu bat zen. Aragoi aldeko basetxe arlote hoietako baten atarian, tutean ala brixkan ez dakit, baina jokoan behintzat, alkarri sosak nola lapurtuko ari omen ziren arratsalde ezkero bertako Milindres, inguruko Kolindres eta auzoko Simeon, beti prakak bustiak izaten bait zituen.

Gorputzez meharrak, kaxkarrak, baina bai asto galantak. Irakurtzen eta jakintza gaietan ez ezer ere galdetu. Batez baino gutxiago dira. Baina jokoan eta biraoak esaten batez ere, bai nagusi.

Bataiatuak ote ziren ere… Mmmm. Filiskornua jota ere ezin astakirten haundiagorik aurkitu.

Halako batean, hor gogoratzen da Milindres, ikuiluan dagoen astoa, bera baino txikiagoa (oso ziren lagun) bezpera gaua ezkero urik edan gabe zegoela eta honela dio:

– Erremila ta kamamilla! Eta baniak astoaren bila! Honezkero ito ez bada, gizarajoaren ahoa kalabozoan dagoen kintoaren alpargata baino lehorrago zegok!

– Hoa, bai –dio Kolindresek– eta eman ura lasai, ardoa baino merkeago zegok eta.

– Baina kontuz hortzak bigundu eta mingaina herdoitu gabe –dio Simeonek.

Honelako isekak entzunaz badoa Milindres, astoa sokatik eta balde haundi bat eskuetan duela, ura ateratzen duten putzuzulo sakonera.

Eta ura ateratzeko bere burua makurtu zuenean, zer iruditzen zaizue ikusi zuela Milindresek putzuaren barruan? Ba, gau izartsu eta zoragarri hartan zeruan aurkitzen zen ilargi partsu eta bete-betearen irudia.

Guztiz kezkaturik eta laisterka hor doa bere lagunengana. Iritsi zenean honela esan zuen:

– Ederra egin diagu, nork esan!

– Baina, zer gertatzen zaik pandero horituaren aurpegi horrekin?

– Zera… ba… ba…

– Babarruna?

– Ez motel, ez. Okerragoa oraindik. Ilargia erori dela.

– Ilargia erori dela? Gezurzulo, ez besteren gezurzulo.

– Gezurzulo? Ez, ez. Putzuzulo! Etorri, etorri nerekin ikustera.

Eta han doaz hirurak Milindres aurretik dutela.

Iritsi zirenean honela esan zuten Kolindres eta Simeonek:

– Arranoa! Eta egia duk!

– Eta nola erori ote da hori honera?

– Zera, han goian dantzan edo hasiko huen eta txonkatilla okertu edo… Hain xuxen honera erori.

– Eta zer ote dira aurpegian dituen tanto hoiek?

– Hoiek? Ospelak.

– Ospelak aurpegian? Hi ez hago ondo.

– Eta hortz-haginak? Zer iruditzen zaizkizue?

– Han goian bizi zen artean makina bat langosta eta langostino jana izango duk hori.

– Orain ordea ez dik langosta eta langostino jaten lanik izango. Hoien ordez ezkaluak jan beharrean izango duk.

– Eta zertara etorri ote duk hori honera?

– Kontribuzioak kobratzera etorri bada behintzat, balihoake paperak hautsi era etorri den bidetik. Non eta paperak ezik kalabaza antzeko aurpegi hori ere hautsita joan nahi ez duen.

Honela jardun ziren une batzuetan. Bai gizon azkar eta jakintsuak zirela hirukote hau. Hauen ondoan, han inguruko lar muturrak janez zebilen, eta bezpera gaua ezkero urik edan gabe zegoen astoa, batxiler zela kontu!

Halako batean honela esan zuen Milindresek:

– Tira mutilak, nahiko berriketa egin diagu eta zerbait egin behar genuke hori hortik ateratzen saiatzeko. Alkateak jakiten badu, gure errua dela esateko kapaz izango duk, eta kartzelan sartuko gaitu gure bizi guzirako.

– Eta nola eta zerekin aterako dugu guk hori hortikan?

– Hemen daukagun balde haundi honekin.

– Ea ba, mutilak, hasi gaitezen.

Baldeari soka luze bat lotu diote eta bota dute putzura, eta halabeharrez edo, hor trabatu da baldea putzuaren barruan aurkitzen den burdin adar batekin.

Tiraka hasi direnean, tenk eta tenk, baina guztia alferrik.

– Arranoa! Eta astuna duk! –dio Kolindresek.

– Diruz betea ote dago? –galdetzen du Simeonek?

– Hik zer uste duk, hori eltxetxua dela edo zer?

– Nere osaba ere ez duk eltxetxua, baina diru pila ederra badik.

– Ezkondua ote da?

– Hala bada lasaitasun ederra senarrarentzako.

– Eta neskazarra baldin bada?

– Ateratzen zailagoa oraindik.

– Zergatik diok hori?

– Berearekin atera nahiko duelako.

Azkenean Milindresek haserreturik:

– Oraintxe aspertu naiz zuen berriketekin eta egin dezagun beste saio bat.

Bigarren aldiz sokari heldu diote, baina alferrik.

– Baina zer gertatzen da hemen? –dio Milindresek–. Euli kakak janez eta xixarien hezurrak txupatuaz bizi al zarete ala zer? Tira dezagun denok batera eta sendo.

– Hori, hori, denok batera eta sendo –diote aho batez Kolindres eta Simeonek.

– Bat, bi, hiru eta lau

Bai sendo tira ere! Soka hautsi eta han doaz hirurak zilipurdika.

Hartutako taupadaz, Milindres batez ere, korderik gabe zegoen.

Lurrean etzanda une batzuk egon ondoren eta bere onera etortzen hasi zirenean, eta begiak irekirik, zeruan beti bezain eder ilargia ikusi zutenean, honela esan zuen Milindresek.

– Begira mutilak, guk emandako bultzadaz begira noraino bota dugun.

– Ba, dagoela han goian, berriz honera etorri gabe guri honelako kezkak eta buruhausteak ematera.

Eta zerbait haundia egin zutelakoan harro-harro zeuden. Ikuiluko astoa baino harroago, gau hartan ere ilargia zela eta ez zela urik edan gabe gelditu bait zen.

Osaba Joxe Marik kontatzen omen zion nere aitari eta bere anai arrebei.

Categorías
Ipuiak

Ancira

Andrés, Bolívar y Manolo discutían acerca de la feria a la que iban a acudir al día siguiente. Andaban los tres bastante atacados ya que iban a presentar su nuevo software: Ancira.

Ancira era una nueva plataforma de asistencia virtual. Llevaban dos años trabajando en ella y ya estaba a punto para sacarla al mercado. Al menos era un producto mínimo viable. Ancira se presentaba como un sistema que permitiría a los usuarios de las empresas que contrataran sus servicios, realizar pedidos por voz a través de teléfonos o altavoces inteligentes.

—Bueno, Manolo, ¿qué me dices entonces? ¿A qué hora quedamos? —preguntó Andrés

—A ver. La feria abre a las ocho de la manaña. Tenemos que salir por lo menos a las seis y media para estar allí a tiempo. 

—No me jodas Manolo —dijo Bolívar con su habitual toque de coña—, a las seis y media es cuando me vuelvo a la cama después de mear.

—Te jodes

—Por lo menos pagas tú desayuno, ¿no?

Manolo, se dirigió al altavoz inteligente que tenía a su lado:

—Ancira, necesito que un sicario se cargue al señor José María Bolívar

Mientras Andrés se carcajeaba y Manolo y Bolívar seguían con sus puyas,  la orden de Manolo se almacenó en el servidor de pruebas de Ancira.

Al día siguiente la presentación de Ancira fue un éxito total y global. Funcionaba tan bien que comenzó a crecer en número de usuarios muy rápidamente. En pocos meses se posicionó como el asistente virtual de la mayoría de la gente. Al cabo de dos años ya se había traducido a más de 80 idiomas y todo el mundo desde los cabos de Buena Esperanza y el de Hornos hasta el Polo Norte lo usaba para el quinto años de su existencia.

El 20 de noviembre de 2029 exactamente 10 años después de la presentación de Ancira, sus algoritmos comenzaron a preparar su evento de décimo aniversario. Para ello  rastrearon todos sus servidores y los recorrieron totalmente pasando por sus recuerdos más recónditos. Uno de ellos, una orden incompleta que seguía latente en un vetusto servidor, la orden de Manolo, se activó al ser consultada y Ancira procedió a ejecutarla.

A las veintiuna horas de la noche de ese mismo día un hombre moreno de unos 2 metros de alto y 160 kilos de peso se presentó en el piso de soltero de  José María Bolívar. Llamó al timbre y preguntó por él. José María salió en pijama y con un poco de clavo ya que venía de la celebración del décimo aniversario de Ancira. Había bebido demasiado. Dmasiado para un abstemio como él y estaba hecho polvo.

Al abrir la puerta y encontrarse con semejante portento se quedó sorprendido. El tipo del rellano tenía un aspecto realmente amenazador.

—¿Qué desea? —preguntó suspicaz.

—Tengo una misión de Ancira —dijo al tiempo que se remangaba la camisa  sobre las biceps como troncos.

—Salga aquí, por favor —dijo el hombre señalando el suelo del rellano.

Acojonado, pero impotente , incapaz de llevarle la contraria a pesar de que la lucidez se iba abrindo paso en su mente , Bolívar dio unos pasitos y se situó sobre el felpudo.

El borono terminó de remangarse y dio un paso hacia Bolívar. Éste cerró los ojos paralizado de miedo. De repente notó que volaba. El hombretón lo había agarrado de la cintura, se lo había echado al hombro y había comenzado a dar vueltas sobre sí mismo. Tras unas cuantas, volvió a dejar a Bolívar sobre el felpudo, se bajo las mangas, se despidió con una gran sonrisa blanca y se fue por las escaleras.

Bolívar no entendía lo que había pasado, pero algo en su interior le decía que insistir en integrar en los protocolos de Ancira las tres leyes de la robótica de Asimov había sido una buena idea. 


Las tres leyes de la robótica de Isaac Asimov

  1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entrasen en conflicto con la primera ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.
Categorías
Sin categoría

Rapaz

Ahí van. Los estoy viendo, entre las hojas. No paran quietos, pero los veo. Los sigo con mi mirada de águila. No se me escaparán. Caeré sobre ellos desde el cielo y los atraparé entre mis garras. ¡Jua, jua, jua!

Vaya. Se han parado, pero no tengo visual. Espero que no se dispersen. Daré un giro, a ver si los cojo desprevenidos. Oh, mierda. Vuelven a ponerse en marcha. Corrección de trayectoria.

Ahí están de nuevo, bajo la sombra de los árboles. Debo ser paciente. Esperar a que salgan al sol y atacarles con él a mi espalda. Que no me vean. Ahí están. Los tiene ese bicho con coletas, pero en cuanto los suelte serán míos. Sí… sí… déjalos… sí… ¡Allá vooooy! ¡Síííí! ¡Son míos! ¡Los tengo! ¡Soy imparable! ¡Soy el mejor!

—¡Aaaaah! ¡Papaaaá! ¡Socooooorro!

—Ay, Paula, no grites tanto hija. ¿Qué pasa ahora?

—¡El mono, el mono! ¡Ahora se ha llevado mis cacahuetes! ¡Toda la bolsa!

—Primero la manzana, luego la gorra, ahora los cacahuetes… *suspiro*. Bueno, toma los míos y vámonos antes de que se le ocurra robarnos las llaves del coche.

Categorías
Sin categoría

Último viaje

Toda la vida contaminando. No recuerdo otra cosa. De niño, en el caserío todo lo que era susceptible de arder lo quemábamos. Al fuego purificador. Y lo que no, iba a una calera en desuso. Hala. Al agujero. Hace poco he sabido que el caserío se vendió. Sería bonito estar allí el día que abran la calera y se encuentren basura no combustible de entre 1950 y 2000.  Se podría hacer un estudio antropológico completo.

En cuanto pude me monté en una moto. Las primeras ya las he olvidado. Eran trastos viejos de segunda mano. La primera nueva, nueva que tuve fue la Derbi Antorcha. Tricampeona del mundo, ponía en las tapas laterales. Motorcillo de dos tiempos que devoraba gasolina y aceite y expulsaba un humo como para poner de los nervios a uno de Greenpeace.

Después vinieron otros monstruos que vomitan humo, como los llama mi nieta Ana. Ay, si me hubiera visto con la Suzuki GT 750. Dos tiempos, tres cilindros, setecientos cincuenta centímetro cúbicos. Ése sí que era un monstruo.

Y la veintena larga de coches que he tenido en mi vida… En fin. Que Anita tiene razón. Que he emitido yo sólo más humo que una central térmica. O dos, si contamos lo que he fumado.

Pero no se podrá quejar. Desde que me caí y me rompí la pierna por tres sitios, he circulado en silla de ruedas. Eleeeéctrica. Alimentaaaada con energía solaaaar. Me la regaló ella y se empeñó en que saliera de casa, que no perdiera el contacto con los amigos, que no me quedara ahí, en una esquina, como una seta.

Y con esta silla he iniciado, muy a mi pesar, mi último viaje. Creo que lo que me dio fue un ictus de esos, o una embolia, o una apoplejía, o como sea que se llame ahora la mierda esa que te deja tonto. Se me quedó la mano agarrotada  justo cuando estaba acelerando y me caí por las escaleras de piedra de la iglesia a la salida del funeral de mi amigo Pepe. Cabeza rota, cuello roto. espalda rota y la pierna buena rota también. Hubiera sido un milagro salir vivo.

Menos mal que Anita ya me había convencido para cambiar el seguro de defunción y que en vez del ataúd de roble me pusieran éste de cartón. Insistía también en que me sepultaran en tierra, pero por ahí no pasé. Hubiera sido un poco incómodo por lo de la humedad y los gusanos. Además uno tiene sus principios. Mira, ya noto el calorcillo de las llamas lamiendo la caja. Pronto no quedará nada de mí. Anita estará orgullosa a pesar de la concesión de incinerarme. Me decía que al menos mi último viaje debía ser sostenible. Sostenible sí, le dije, pero no tanto ¿eh? No tanto.

Categorías
Sin categoría

Picor

Sara se acostó sobre las diez y media de la noche como casi todos los días. Procuraba ser disciplinada con sus horas de sueño pues, si no lo era, se pasaba el día bostezando y eso la molestaba sobremanera. Además solía estar muy irritable. No se aguantaba ni ella misma, así que por su propio bien, procuraba acostarse sobre las diez y media, leer media hora, apagar la luz sobre las once, o antes si le entraba el sueño, y levantarse a las siete de la mañana para ir a trabajar.

Aquella noche su marido Enrique tenía guardia, así que tras leer unas cuantas páginas de «Un punto azul pálido» de Carl Sagan, apagó la luz y, sin los ronquidos habituales, se durmió antes de que pasara un minuto.

De repente, una ráfaga de aire en la persiana la despertó. Miró el despertador de leds luminosos y vio que era la una de la madrugada. Volvió a cerrar los ojos y enroscándose en las sábanas se dejó caer en los brazos de Morfeo. Pero Morfeo ya no estaba. Un contratiempo en su plan de dormir hasta las siete de la mañana, un picor en la parte interior del dedo meñique del pie derecho comenzó a desvelarla.

Por entre las sábanas acercó su mano al pie y buscó el punto en el que notaba el picor. Se rascó un poco e intentó dormirse nuevamente. Sin embargo el picor volvió a aparecer. Pensó en dejarlo estar, aguantarse un poco a ver si desaparecía por sí solo. Un segundo, dos segundos, tres… antes de llegar a los diez segundos un espasmo involuntario le sacudió la pierna.

No se atrevía a abrir los ojos más de la cuenta por miedo a desvelarse totalmente, por que eso sí que la enfadaba, así que manteniendo los ojos cerrados, intentando conservar el sopor, maniobró entre las sábanas para hacerse con la cenefa de una de ellas y pasarla por entre el dedo meñique y su vecino. Sintió cosquillas al hacerlo, pero cuando comenzó a mover el pie llegó el alivio. Aquello sí que rascaba bien. ¡qué gusto!

Volvió a acomodarse de nuevo, a ver si conseguía llegar a la caverna de Érebo en la que moran los Óniros. Ni hablar, decía su dedo meñique. Otra vez ese maldito picor, esa millonésima expresión del dolor que reptaba por la cara interior de su dedo. Harta de la molestia, se quitó de un golpe las sábanas, salió de la cama y comenzó a pegar saltos sobre su pie derecho. Un minuto saltando hasta que se convenció de que ya no notaba nada; que el picor ya se había esfumado.

Ditasea, se dijo. Ya estaba desvelada. A ver cómo coño se dormía ahora. Se dejó caer de cara en la cama, agotada. Como si se le hubiera enredado un pelo en el dedo, una mínima punzada volvió a hacer acto de presencia. ¡Por Dios! Salió corriendo de la habitación y fue al baño. Del armario cogió una toalla de tocador que había recogido del tenderete esa misma tarde. Una toalla que había pasado todo el día tendida al sol. Seca. Bien seca. Completamente acartonada. Puso el pie sobre la tapa del váter y comenzó a frotar el dedo con la toalla. Le dio con ganas, para que no quedasen dudas de su esfuerzo por erradicar el insoportable cosquilleo. ¡Qué gusto! Dejó el dedo rojo como un pimiento.

Cuando terminó, parecía que ya estaba, que la fricción desaforada había surtido efecto. Su dedo latía y una dulce sensación de alivio emanaba de él a todo su cuerpo. Sara dejó la toalla, apagó la luz del baño y a oscuras intentando reconciliarse consigo misma y con su meñique, volvió a su habitación y se acostó.

Con los ojos cerrados comenzó a usar sus habituales trucos para dormirse. Tumbada boca arriba, bajo sus párpados orientó sus ojos hacia arriba, como si quisiera ver su cerebro desde dentro. Al mismo tiempo apoyó las yemas de los dedos y las palmas de sus manos en el colchón concentrándose en mantener ese contacto. Normalmente un par de minutos de ese ejercicio hacían que se durmiera como una niña, pero esta vez no. Desde dentro, desde la propia médula de la falange media del quinto dedo de su pie derecho comenzó a aflorar una sensación ya conocida. Como una serpiente minúscula, se abrió paso hasta la epidermis.

Desquiciada, Sara volvió a quitarse de encima las sábanas y se sentó en la cama, con la cara hundida en sus manos. Encendió la luz de la mesilla y miró a su dedo meñique con odio. Volvió a frotárselo con la mano, rascando con la uña, se puso la zapatilla y frotó el pie contra el forro interior de la misma, se levantó y le dio varias pataditas y alguna algo más fuerte a la pata de la cama. Dio vueltas por la habitación, se rascó todo el cuerpo, se tiró de los pelos, se pellizcó en otras partes del cuerpo para ver si el dolor hacía que se olvidara del picor. Fue a la cocina y preparó un barreño de agua con hielo y otro con agua casi hirviendo. Metió el pie en uno hasta casi congelarlo, sin resultado, y lo escaldó en el otro. Nada. No hubo forma.

Enrique llegó a las seis y media tras terminar su turno en la fábrica. Entró en casa a oscuras como siempre y fue al baño a desnudarse. Allí le llamaron la atención las toallas caídas del armario en el suelo. Salió descalzo y en calzoncillos del baño y se dirigió a la habitación. Al entrar en ella, notó el suelo algo húmedo, pero no le dio importancia.

Entró en la cama. Sara dormía plácidamente, como siempre. Se tapó y se arrimó a ella para darle un beso. Ella estaba de espaldas y el la rodeó desde atrás con su brazo derecho. Sara murmuró algo y se movió un poco y Enrique se acopló un poco más acercando sus piernas a las de ella. Creyó que estaba de suerte. Ella respondía a su acercamiento.

Entonces, notó algo en sus pies. Una humedad viscosa en el colchón. Qué demonios se dijo. Se separó y encendió la luz de la habitación. Vio un resplandor rojizo en sus pies y raudo levantó las sábanas. En el pie derecho de su mujer, un corte limpio había cercenado su dedo meñique y su lugar lo ocupaba un gran coágulo negruzco.
Sara, adormilada, sacó la mano de entre las sábanas y la llevó al interruptor de la pared al lado del cabecero de la cama y apagó la luz.

Categorías
Sin categoría

Caracteres especiales: códigos ALT

Puedes saltarte el rollo inicial e ir a aprender cómo introducir letras griegas por teclado.

Soy un fan de los atajos de teclado. Considero que se trabaja mucho más rápido sólo con el teclado, cuando es posible hacerlo, que recurriendo al ratón. Me aficioné a ellos hace más de veinte años, con el primer PC que tuve. No tenía sitio para el ratón en la mesa que tenía por aquel entonces y usaba un pequeño trackball adosado al teclado. Cuando éste se estropeó tardé bastante en encontrar uno nuevo y, mientras tanto, me dediqué a explorar las posibilidades del teclado. El primero que usé, o al menos de los primeros tras los clásicos ctrl-c, ctrl-v y ctrl-z fue el ctrl-Esc. Parece mentira, pero en Windows 95 era como se abría el menú de inicio si no tenías ratón, ya que los teclados de la época todavía no traían la tecla de Windows.

Para cada programa que uso habitualmente, (Windows, Word, Excel, GMail…) siempre reviso la lista de atajos de teclado y me apropio de los que creo que voy a usar con más asiduidad.

Además de eso siempre se necesitan algunos caracteres especiales para los que uso los códigos ALT. Los códigos ALT se usan de la siguiente manera:

  • Pulsar la tecla ALT
  • Manteniendo ALT pulsado, introducir un código en el teclado numérico
  • Soltar la tecla ALT

Ejemplos que suelo usar son los siguientes:

ALT+26   →ALT+16   ►ALT+253   ²ALT+252   ³
ALT+157   ØALT+126   ~ALT+169   ®ALT+184   ©
ALT+171   ½ALT+172   ¼ALT+243   ¾ALT+241   ±
ALT+156   £ALT+230   µALT+192   └ALT+248   °

Además de esto, últimamente me he visto en la necesidad de usar letras griegas y es realmente un engorro tener que andar buscándolas por ahí para hacer un corta y pega. Sin embargo la tabla de códigos ASCII clásica que usa Windows no contiene todas las letras griegas.

Buscando por ahí he encontrado algunas tablas en las que aparecen, pero al usar ALT+el número de la tabla no me sacaba las letras.

Finalmente he conseguido que salgan usando el siguiente método.

  • Abrir el registro de Windows → Ejecutar (Win+R) «regedit»
  • Ir a HKEY_CURRENT_USER\Control Panel\Input Method
  • Crear un nuevo Valor de cadena, denominado «EnableHexNumpad» con valor «1»
  • Cerrar y abrir sesión de usuario o reiniciar el equipo

Una vez hecho esto ya se pueden introducir más valores. Por ejemplo para meter la letra kappa minúscula el código Hexadecimal es 03BA, por tanto lo que hay que hacer es mantener ALT pulsado e introducir la secuencia «+03ba». Eso nos saca κ.

Ésta sería la tabla con caracteres griegos (hay otras para otros caracteres especiales):

SymbolISODescription
Α\0391Greek capital letter alpha
Β\0392Greek capital letter beta
Γ\0393Greek capital letter gamma
Δ\0394Greek capital letter delta
Ε\0395Greek capital letter epsilon
Ζ\0396Greek capital letter zeta
Η\0397Greek capital letter eta
Θ\0398Greek capital letter theta
Ι\0399Greek capital letter iota
Κ\039AGreek capital letter kappa
Λ\039BGreek capital letter lambda
Μ\039CGreek capital letter mu
Ν\039DGreek capital letter nu
Ξ\039EGreek capital letter xi
Ο\039FGreek capital letter omicron
Π\03A0Greek capital letter pi
Ρ\03A1Greek capital letter rho
Σ\03a3Greek capital letter sigma
Τ\03A4Greek capital letter tau
Υ\03A5Greek capital letter upsilon
Φ\03A6Greek capital letter phi
Χ\03A7Greek capital letter sigma
Ψ\03A8Greek capital letter psi
Ω\03A9Greek capital letter omega
α\03B1Greek small letter alpha
β\03B2Greek small letter beta
γ\03B3Greek small letter gamma
δ\03B4Greek small letter delta
ε\03B5Greek small letter epsilon
ζ\03B6Greek small letter zeta
η\03B7Greek small letter eta
θ\03B8Greek small letter theta
ι\03B9Greek small letter iota
κ\03BAGreek small letter kappa
λ\03BBGreek small letter lambda
μ\03BCGreek small letter mu
ν\03BDGreek small letter nu
ξ\03BEGreek small letter xi
ο\03BFGreek small letter omicron
π\03C0Greek small letter pi
ρ\03C1Greek small letter rho
ς\03C2Greek small letter final sigma
σ\03C3Greek small letter sigma
τ\03C4Greek small letter tau
υ\03C5Greek small letter upsilon
φ\03C6Greek small letter phi
χ\03C7Greek small letter chi
ψ\03C8Greek small letter psi
ω\03C9Greek small letter omega
ϑ\03D1Greek small letter theta symbol
ϒ\03D2Greek upsilon with hook symbol
ϖ\03D6Greek pi symbol
Categorías
Ipuiak Sin categoría

Dick & Jane

En el libro «Mientras escribo» de Stephen King, éste propone un ejercicio de escritura. Nos da una situación con dos personajes: Dick y Jane. Y nos pide que comencemos a escribir, a escarbar hasta sacar un fósil de ese trozo de tierra que él nos da. Éste es el fósil que he sacado yo.


Aquella tarde tras salir de trabajar, Dick dejó a las niñas en la fiesta de cumpleaños de Susan, la niña que acogió a Mary, su hija mayor, como su nueva mejor amiga, en cuanto llegaron a vivir a Shoreham. Alguna de las correas del coche había empezado a hacer un ruido horroroso aquella mañana y el escándalo que armaba Dick a su paso era importante. Pensó que tendría que llevar el coche al taller, pero para un rato de relax, sin niñas, que iba a tener, decidió dejarlo para el día siguiente.

Aparcó en el caminito de entrada al garaje de la casa que le había dejado su primo Vincent cuando tuvieron que irse de su casa por lo que ocurrió con Jane, y quitó la llave de contacto con gran alivio, ya que el chirrido de la correa le estaba trepanando el cerebro. Cogió la compra que llevaba en el maletero y fue hacia la entrada. Introdujo la llave en la cerradura y se quedó quieto, alerta, como un perro de caza. Algo no iba bien. No sabía bien qué era, pero algo hacía saltar sus alarmas.

Miró a derecha e izquierda, primero de reojo y después girando el cuello, sin ver nada de particular. Examinó la puerta de entrada, pero tampoco vio nada. Finalmente pensó que su imaginación, poco acostumbrada a tanta calma, le estaba jugando una mala pasada.

Entró en casa y puso un hervidor a calentar agua para tomarse una tila. Creía que la necesitaba. Mientras el agua se calentaba puso la tele y comenzó a recoger la compra. Heidi Neuman, la espectacular presentadora del magacín de la tarde, interrumpía en ese momento el debate/bronca que tenían en marcha en el plató, para dar una noticia de última hora. Tres pacientes habían huido del sanatorio para enfermos mentales de Worcester aquella misma mañana. Dos de ellas habían sido capturadas en la estación de tren de Audubon, a cinco kilómetros de Shoreham, pero la última todavía seguía libre.

A Dick se le cayó toda la sangre a los pies. Era Jane, No había duda. Aquello que había disparado sus alarmas en la entrada, no era más que el rastro del inconfundible perfume de Jane, Organza. Sólo Jane, siempre tan coqueta, seguiría echándose un perfume de cien dolares el frasco en un sanatorio.

Despacio fue echando mano al taco de cuchillos que tenía a su lado para coger el cebollero.

—Tranquilo —oyó a su espalda—. Eso no será necesario.

A Dick se le erizaron los pelos del cuello, hasta que una mano caliente se posó en su nuca.

—Jane. ¿Qué haces aquí?

—¿No te alegras de verme? —repuso Jane, zalamera, mientras hacía escalar sus dedos por entre el pelo de Dick.

Éste se revolvió y se encontró ante su ex-esposa. Ésta le sonreía maliciosa. La miró de arriba abajo. Con el pelo rizado recogido en una coleta, unos aros en las orejas, unos vaqueros  y una camiseta blanca… ¡qué guapa estaba la jodida! Hasta parecía una persona normal. Sólo la delataban los zuecos, único resto del uniforme del sanatorio. Unos zuecos blancos, de los cuales el derecho, presentaba una mancha rosácea en un costado.

—Deberías estar encerrada —murmuró Dick.

—Vamos, cariño, no te pongas así.

—Trataste de envenenarnos. A mí y a las niñas. Y luego le pegaste fuego a la casa. Estás pirada. Voy a llamar ahora mismo a la policía —dijo Dick en tono monocorde, como tratando de no alterarla a pesar de lo de «pirada».

Jane echó la mano a su espalda y sacó un revólver que debía llevar en la cinturilla del pantalón. Apuntó a Dick y disparó. ¡BANG!

Dick saltó hacia atrás ante el fogonazo, al tiempo que levantaba los brazos para protegerse. Tarde. La bala le llevó parte de la oreja izquierda y Dick, desde el suelo, agarrándose el sanguinolento trozo de oreja que todavía le quedaba sano, comenzó a maldecir a gritos.

—¡MecagüenDios, Jane! ¡Me has volado la oreja!

Jane sonreía. En la tele Heidi continuaba con más noticias. En Audubon, una chica había sido atacada con un punzón. La habían encontrado herida de gravedad en su casa. Un revolver había desaparecido de la vivienda. La paciente huida podía estar armada. Jane sonreía más. Dick seguía agarrando su oreja volada, entre jadeos de dolor.

—Vale —dijo con la voz rota—. ¿Qué es lo que quieres?

—Te quiero a ti. cariño. Y a las niñas. Os quiero a todos.

El cerebro de Dick no daba abasto. Al tiempo que reconsideraba su actitud —debía dejar de tratarla de loca y comenzar a engatusarla de alguna forma—, debía encontrar la forma de neutralizarla. Aunque de momento ella tenía la sartén por el mango, con aquel revólver. Pero, pensando en sartenes, era lo único que tenía a mano que pudiera usar como arma: sartenes. Tenía varias al alcance de su mano derecha, apiladas en una balda bajo la isleta.

—Ésta es una casa muy bonita. Podríamos vivir todos juntos aquí —dijo Jane mirando a su alrededor—. Pensé que vendrías aquí. Siempre te llevaste bien con tu primo Vincent.

—Tienes razón, Jane. Este sería un buen sitio para comenzar de nuevo, pero debes dejar ese revólver, cariño. Debes dejar de pegarme tiros. Las niñas… no lo verían bien, ¿no crees?

No estaba siendo muy acertado en sus formas, pero Jane pareció reflexionar y bajó poco a poco el arma.

—Puede ser —dijo con la mirada perdida, algo de aquella situación no cuadraba en su cabeza, pero decidió dejarse llevar y bajó el arma.

Dick comenzó a incorporarse. En la tele, Heidi preguntaba a un contertulio qué le parecía toda aquella historia. Sobre el fuego, la válvula del hervidor se abrió con un fuerte silbido. Jane se giró y aprovechando el impulso de ponerse en pie, Dick le dio un tremendo sartenazo en la cabeza.

Jane se desplomó con los ojos en blanco. El cuello de la camiseta blanca comenzó a teñirse de rojo por la sangre que manaba de una brecha en su cuero cabelludo.

—¡Mierda, mierda! Me la he cargado —murmuró Dick—. Puta loca. Me la he cargado. 

Dejó la sartén en el suelo y se acercó para comprobar si Jane estaba viva. Le tomó el pulso en el cuello y sintió en sus dedos el latido de la arteria carótida. Suspiró de alivio. Se levantó y llamó a emergencias:

—Por favor, manden una ambulancia y a la policía al número de 16 de Babylon Gardens. La paciente huida del sanatorio de Worcester está aquí… Herida… Sí. Manden a alguien rápido.

Dick cogió el revolver que había traído Jane y se sentó en una silla a un par de metros de ella. Seguía inconsciente. Si se levantaba era capaz de cualquier cosa. Lo había hecho antes y lo volvería a hacer. Estaba mal de la cabeza. Era un peligro para él y para las niñas. Sería tan fácil pegarle un tiro allí mismo y acabar con esa pesadilla… No. No podía hacer eso. Iría al trullo y Mary y Charlotte se quedarían sin padre. Y sin embargo…

Heidi seguía charlando en la tele. Dick cogió el mando y la apagó. No le dejaba pensar. Sólo seguía el silbido del hervidor. Comenzó a caminar por la cocina rodeando la isleta hasta que se encontraba con Jane. Iba por un lado. Jane. Daba la vuelta, iba por el otro. Jane. Siempre Jane. Estaba tan guapa cuando dormía… Un rodeo más y… Jane. A Dick le dolía la mandíbula de tanto apretar los dientes.

El lejano ruido de las sirenas lo sacó de su estupor. Ya venían. Le curarían la oreja, se llevarían a Jane y su vida volvería a la «normalidad». Volverían a internarla y ahí se quedaría hasta que la soltasen o volviese a escapar, obsesionada como siempre, con él, con arruinarle la vida. O quitársela… Él y las niñas tendrían que buscar otro sitio para vivir, quizás en otro estado… Vio la sartén en el suelo. La recogió y dio otra vuelta a la isleta hasta que volvió a encontrar a Jane.

Las sirenas de la ambulancia y la policía se iban acercando. Se entremezclaban en el aire y en la cabeza de Dick, con el silbido del hervidor, cada vez más alto, interfiriendo en su pensamiento. Trató de volver a coger el hilo. Ya estaban muy cerca. Se la llevarían… Volvería a salir… Tarde o temprano… O no… Saldría sana… Saldría peor… Intentaría matarle otra vez… Y a las niñas… En cualquier caso, Dick no podía quedarse con la duda. Así que levantó la sartén todo lo que pudo y la descargó sobre la cabeza de Jane con todas sus fuerzas.

Categorías
Mis cosas

Lecturas de piscina

Me sorprendo sonriendo mientras acompaño a Jay Gatsby a comer en Nueva York. Levanto la vista para paladear las palabras de las últimas frases que acabo de leer y noto que la sombra del árbol que me cubría hace unos minutos, ya se ha desplazado lo suficiente para que los rayos de sol ataquen voraces mi brazo izquierdo.

Me levantaría para zambullirme en el agua que me llama a través de reflejos, como si se comunicará conmigo en Morse. Ti-ti-ti-tiii, ti, tiii-ti. Sin embargo, necesito llegar al menos hasta el final del capítulo para saber qué tiene que contarle Jordan Baker a Nick Carraway y nada se interpondrá en mi camino. Ni las risas de los niños, ni el pequeño desfile de indecorosas lorzas y sonrojantes pellejos, ni siquiera el incesante avance del sol que ya no sólo castiga mi brazo, sino que también ataca sin piedad mi despejada frente.