Curso de impresión 3D

20131223-174734.jpg

El pasado mes de diciembre tuve el honor de acudir al curso de impresión 3D que se realizó en el Ikaslab del Instituto de Formación Profesional Don Bosco. El curso fue impartido por Aitziber Eizaguirre y sus compañeros Aitor e Íñigo de Tumaker.

Fueron 45 horas de curso, que para un curso gratuito (de los de Hobetuz) no está nada mal. Los elementos de trabajo muy buenos: 7 impresoras Tumaker Voladora con sus respectivos ordenadores portátiles, que pertenecen al Ikaslab de Don Bosco.

El Ikaslab es un aula en la que se impartirán a partir de ahora cursos de fabricación personal como el que recibimos los participantes de éste, que seguro que ha sido el primero de muchos.

Lo que ha cambiado la enseñanza desde que dejamos la universidad. Ahora a cada uno de los estudiantes se le da acceso a Moodle, una plataforma a la que se sube casi todo el material de clase y que además contiene un foro del curso en el que los estudiantes podemos presentar temas relacionados que nos parezcan interesantes. Permite a los estudiantes compartir su trabajo y ver el de los demás. Una buena ayuda.

Los profesores tienen una pizarra digital que les sirve para dar la lección y  les da acceso directo a material online.

Materias

Además de los rudimentos de la impresión en 3D, también nos han enseñado algo de diseño con SolidEdge y un poco de escaneo de objetos en 3D.

Prueba de ello son estos dos bustos que podéis ver en la siguiente imagen.

20131221-175105.jpg

Somos mi compañero de impresora Edu (un artista del Catia) y yo, escaneados con una Kinect e impresos en 3D. Guapos ¿no?

En la siguiente imagen, la primera pieza que he dibujado con SolidEdge.

20131223-174157.jpg

20131223-174251.jpg

Es una pieza para introducir en el alojamiento para el ambientador que tiene mi Citroen C4 Picasso.

20131223-174700.jpg

En el agujero le he practicado una rosca de 1/4 que es la que llevan las cámaras de fotos y elementos afines, de forma que con un trocito de varilla roscado a la misma medida, puedo amarrar a él éste soporte para el móvil.

20131223-174317.jpg

20131223-174336.jpg

El resultado es éste.

20131223-174412.jpg

20131223-174444.jpg

No es ninguna maravilla, pero como ñapa para pasar el rato no está mal. Y lo mejor es lo que vas aprendiendo pegándote con estas cosas.

Aparte de los bustos y está pieza, imprimimos varias piezas más. El amigo Edu se va a montar una evolución de la impresora 3D Prusa I3, llamada Prusa Steel y para ella imprimió las piezas que necesitaba. Además trajo unos pequeños proyectos propios, dibujados por él en Catia, que son un posabotellas personalizado, un soporte para dos lámparas de bici para su bastón de monte y un molde para toperas para una maqueta ferroviaria.

20131223-174551.jpg

Y también imprimimos las piezas para montar un pequeño Fokker de la primera Guerra Mundial.

20131223-174623.jpg

Y eso ha sido todo. Un buen curso, con buen ambiente y compañerismo. Desde aquí doy las gracias a Don Bosco, Tumaker, Hobetuz, a los profesores, a Edu y al resto de compañeros. Eskerrikasko deneri.

Ahora a por el curso de Arduino.

PD: Un poco mala la calidad de las fotos. Ya sé. A partir de ahora serán un poco mejores 😉

Delivering Happiness

Repartiendo felicidad. Así se llama el libro que publicó en 2010 Tony Hsieh (pronunciado Shay), tras el exitoso acuerdo  alcanzado con Amazon para que ésta última se hiciese con la totalidad de las acciones de Zappos, empresa de la cual Tony es CEO.

27 semanas estuvo el libro en la lista de Best-Sellers del New York Times. Y, desde luego, se mereció cada una de ellas. En el libro nos cuenta su historia y su filosofía sobre los negocios.

Éxitos y fracasos

En la primera parte del libro se centra en su infancia y juventud, sus primeras incursiones infantiles en el mundo de los negocios y sus éxitos y fracasos. Llama la atención entre los éxitos cómo llegó a tener unos ingresos mensuales de 200$ cuando era alumno de primaria, haciendo botones personalizados con fotos que mandaba por correo.

En la misma línea preparó un truco de magia que pretendía vender de la misma forma y después de gastarse 800$ en materiales y publicidad, sólo vendió uno.

Tras el paso por la universidad, donde se hizo cargo del restaurante del colegio mayor en el que vivía, se fue a Oracle ganando 40.000$ al año, pero se aburría. En paralelo y con un amigo empezaron a hacer páginas web y pensaron que preferían dedicar su tiempo a eso que a trabajar para Oracle. Así que se fueron de Oracle a hacer páginas web. Se cansaron pronto y se pasaban los días navegando por Internet, hasta que un fin de semana de aburrimiento empezaron a programar una idea que les rondaba por la cabeza. Lo llamaron Internet Link Exchange (que finalmente fue LinkExchange)

LinkExchange

LinkExchange ofrecía intercambio de banners a sus clientes. Si un cliente aceptaba que se visualizaran mil banners en su página web, conseguía que su propio banner apareciera en 500 ocasiones en otras páginas. LinkExchange se quedaba con la diferencia de banners para luego vendérsela a clientes más grandes.

Pronto recibieron la primera oferta. Un millón de dólares. Como todavía se lo estaban pasando bien pidieron dos millones y al no recibirlos siguieron trabajando. Al tiempo recibieron otra oferta de 20 millones de Yahoo. Tampoco cuajó la operación. Y finalmente, en noviembre de 1998, con una inversión de 3 millones de Sequoia Capital de por medio, vendieron LinkExchange a Microsoft por 265 millones de dólares.

Además de por el dinero, básicamente, vendieron el negocio porque ya se habían aburrido de él. Además tenían 100 empleados, ninguna cultura de empresa y un cierto malestar a causa de envidias y rencillas internas. De hecho, Tony Hsieh tenía un plus de unos 8 millones de dólares si se quedaba un año más en LinkExchange. No aguantó todo el año. Se fue hastiado y pensando que cuando tomó la decisión de vender era porque ya no quería seguir más allí. Los 8 millones a un año vista no le mantuvieron allí más que nos pocos meses.

Venture Frogs

Tras las salida de  LinkExchange Tony paso un periodo de diversión yendo a raves, jugando al póker, metiendo y perdiendo pasta en la bolsa y cosas así. Y además logró juntar a varios inversores para crear un fondo de dinero para inversión en capital semilla e incubación de startups, en plan Business Angel. Llamaron a la empresa Venture Frogs.

Venture Frogs invirtió a lo largo de su andadura entre 100.000 y 3 millones de dólares en una serie de pequeñas empresas.

En el año 1999, tras varios intentos previos por parte de un tal Nick Swinmurn de que Venture Frogs invirtiera en una startup dedicada a la venta de zapatos por internet llamada shoesite.com, finalmente tomaron la decisión e invirtieron.

Invirtieron, pero sin dedicarle en realidad más atención que al resto de las empresas en las que habían invertido.

Llegó un momento en el que Tony se cansó de fiestas. juego y vida disipada. Coincidió con que Nick y su socio Fred se pusieron en contacto nuevamente con Tony para invertir más dinero en Zappos. Venture Frogs todavía tenía algo de dinero y decidieron meterlo en Zappos, pero con una supervisión directa por parte de Tony, trabajando ya dentro de Zappos como CEO.

Zappos

Era el año 2000 y Tony estaba dentro de Zappos. Desde ese momento hasta la venta de Zappos a Amazon en 2009 por 1200 millones de dólares, la evolución de la empresa fue brutal, pasando de facturar prácticamente nada a 1000 millones en 2008. Por el camino: dejar el dropshipping, pasar a tener almacenes propios, de ahí a almacenes ajenos, pérdida del 20% del stock por un accidente de camión, vuelta a almacenes propios, mudanzas (San Francisco, Kentucky, Las Vegas), inyecciones de dinero periódicas por parte de Tony… Y finalmente el éxito de la cultura Zappos.

La cultura Zappos y sus valores

Todo la evolución de Zappos y alcanzar las cota a las que han llegado, no sería posible sin una cultura de empresa que tienen totalmente asumida todos los trabajadores. Su objetivo: ser “el mejor servicio de la industria”. Y esto Zappos lo hace a través de su servicio de atención al cliente.

Todo comienza con dos entrevistas valoradas de igual manera: en una se valoran las aptitudes profesionales y en la otra la personalidad del candidato. A continuación, una formación de cuatro semanas dos de las cuales son en el servicio de atención al cliente. Y tras esto le ofrecen al nuevo empleado 2000 $ por irse de la empresa, obteniendo por parte del trabajador que se queda un compromiso público con la empresa y su forma de hacer las cosas.

Parece que tiene parte de lavado de cerebro en plan secta, pero también se diría que la gente es feliz de trabajar en Zappos. No en vano están todos los años en la lista Fortune 100 de las mejores empresas para trabajar (actualmente en el 31, pero anteriormente hasta en el 6).

Los valores

En Zappos tienen una lista de valores según la cual actúan permanentemente, incluso para contratar y despedir a su gente.

1. Entrega WOW a través del servicio.
2. Abraza y motiva el cambio.
3. Diviértete y promueve ser un poco “raro”.
4. Sé aventurero, creativo y de mente abierta.
5. Persigue crecer y aprender.
6. Construye relaciones abiertas y honestas basadas en la comunicación.
7. Construye un equipo de gente positiva con valores familiares.
8. Haz más con menos.
9. Sé apasionado y ten determinación.
10. Sé humilde.

De todos estos conceptos el que más me llama la atención es el WOW. Consiste en intentar sorprender (para bien) a todos los interlocutores (cliente, proveedores, compañeros de trabajo, jefes… a propios y extraños). Es como si cada vez que interactuasen con alguien estuviesen pensado: “¿cómo voy a sorprender a esta persona? ¿cómo voy a hacer que se sienta bien y que se lleve un grato recuerdo de  esta situación en la que estamos ahora?” Puede ser cualquier cosa: ofrecer un café con pastas, convertir a un cliente en VIP, entregarle a la mañana siguiente lo prometido para dentro de 3 días, dejar unos caramelos encima de una mesa, invitar a un proveedor a uno de los habituales retiros de Zappos…

Además, alrededor del uso de estos valores todos los años publican el Zappos Culture Book en el que los trabajadores describen sus experiencias, anécdotas y “susedidos”, comparten fotos de los eventos que organiza la empresa, cómo ha cambiado su vida desde que trabajan en Zappos… Viendo algunas de las fotos se diría que están siempre están de cachondeo. El libro llamado “The Zappos Family Culture Book” se puede encontrar aquí.

Conclusión

Se puede hacer. En una situación de crecimiento como la que han vivido en Zappos a lo largo de una década se pueden hacer muchas cosas. ¿Se puede mantener? Desde luego si la gente se ha acostumbrado así y ha adquirido una cultura de empresa hasta ese punto (realmente hacen cosas sorprendentes, no hay más que ver sus blogs), será más fácil seguir siendo así, que en una empresa en la que el clima laboral está viciado incluso en una buena situación económica.

¿Qué pasará cuando lleguen mal dadas? Probablemente si la empresa es una piña aguantarán mejor que otra en la que cada uno tira por su lado.

En un contexto económico normal , en el que las cosas se van haciendo y van saliendo, se compra, se fabrica, se vende, se da servicio, creo que la situación en la que están en Zappos, contentos de trabajar donde trabajan y siempre procurando hacer el bien a los demás, intentando dar el mejor servicio posible con imaginación y humildad, es la ideal.

Organizan visitas a sus instalaciones en Las Vegas para todo aquél que quiera visitarlas y ver in situ cómo es su funcionamiento cotidiano. Desde luego si alguna vez tengo ocasión de ir a Las Vegas, no pienso perdérmelo.

Os dejo con una recomendación: leeros el libro, es una historia genial que os sorprenderá.

Y ahora una pequeña visita virtual a Zappos.

Zorionak eta Urte Berri On

20121231-201914.jpg

Urte bat gehiago pasa dugu bada, gure krisi bedeinkatu hau gainean dugula. Bateko ekonomiaren geldotasuna, besteko berezko eta gezurrezko zergen igoerak, murrizketak hezkuntzan, ikerkuntzan, osasuna eta beste politika sozialetan… Dena ustelkeriazko pakete batean bildu eta maila politiko exkax batekin apaindua.

Maila politiko exkaxa diot, egunero erakusten bait digute hala dela, baina beharbada gizarteak berak, guk azken batean, badugu nahiko ardura horretan ere, ezta?

Protesta eta negarrak

Urte berrian zer egin genezake gauzak hobera egiteko? Protesta? Baliteke. Baina bixtatik galdu behar ez ditugunak lana eta imajinazioa dira.

Protesta hutsak, gure agintari ezgaiak gainetik kendu eta gai diren batzuk jartzeak, boterearen aldetik sufritzen ditugun gehiegikeria asko desagertarazteak on egingo badigu ere, horrekin nahikoa al da? Ezta gutxiago ere.

Eta negarraz, zer esan? Alferrikakoa dela. Galdutakoagatik negar egiten dugun bitartean ez garela beste ezer ikusteko gauza. Tagore-k zion bezala: “Eguzkia galdu duzulako negar egiten baduzu, malkoek ez dizute izarrik ikusten utziko”

Gaurko egoera

Euskal Herrian azkeneko hogeitamar urteetan, lana asko eta ongi egin da eta horren ondorio da, momentu honetan beste zenbait baino hobeto egotea. Baina denbora horretan beste asko ere ez dira lotan egon eta gu bezain azkar aurrera egin dute. Azkarrago kasu askotan. Gu egoera onaz gozatzen egon garen bitartean, ondo lan eginaz bada ere, lasai xamar azken urteetan gure “abantailaz” aprobetxatuaz, beste batzuk gure mailan jarri dira.

Momentu honetan hemen egiten den makina herramienta, automoziorako piezak, elektragailuak eta beste gauza asko, hemen bezain ondo eta merkeago toki askotan egiten dituzte. Tamalez, zenbaitek aurrea hartu digu eta beste asko (eta konbentzimenduz diot asko direla) guk uste gabe, ia gainean dauzkagu. Beste harek zion bezela “Como el perro de Ormaiztegui: ¡harrapar y pasar!” Horixe egingo digute.

Etorkizuna

Eta hala ere, nahiz eta egoera negargarria izan jende askorentzat, familia askorentzat, badugu oraindik festarako arrazoirik. Umorea behintzat ez dezagun gal. Eta animoa ere ez, kaleak eta zentro komertzialak ikustea besterik ez dago krisia bai, baina halanolakoa daukagula ikusteko.

Beraz eta oraindik hain gaizki ez gaudenez, aprobetxa dezagun umore ona eta animoa, berriz ere lanean hasteko, baina buru lan gogorrean, zer izan nahi dugun, zein epetan eta nola erabakitzeko, alferrik aritzea baino hobea bait da alferrik egotea. Lehenengo pentsatu dezagun zeintzuk diren interesatzen zaizkigun sektoreak: bentaja daukagunak eta orain arte puntan ibili garenez gain, estrategikoak, energia berriztagarriak eta ura, internet, gauzen internet, fabrikazio eta produkzio modu berriak, hiru dimentsiotako inpresioa, lehenengo sektorearean eraldaketa bat duen garrantzia itzultzeko eta besteren menpe ez jarraitzeko, hezkuntza eta bere erronkak teknologia berriei lotuta eta beste hainbat gauza. Gauza asko. Tartean hezkuntza finantziero oinarrizkoena berriz ere zenbait drama errepika ez daitezen.

Norbaitek esango du: “Aipatu dituan gauza horiek ongi zeudek, baina ze hasiko nauk, gauetik goizera sistema berri batekin zeozer fabrikatzen? Interneteko etzakit zer zerbitzu eskeintzen?” Dudarik gabe ez dira edozeinek hobetu ditzakeen sektoreak. Baina, seguru nago, denok gure lanean, gure inguruan, gure etxean ikusten dugula zer hobetua, beraz gehienon partida hortxe hasten da. Gure ingurua hobetuz. Bere burua gauza haundietarako kapaz ikusten ez duenak, zer egingo du ba? Gauza txikietatik hasi.

Eta ondoren zer? Ba pentsatu behar dutenek eta erabaki estrategiko horiek hartu behar dituztenek, hartzen dituzten bitartean, besteok  kontzientzia berri bat hartzen joan beharra daukagu. Lan berri horietan hasteko kontzientzia. Gure burua formatu eta gure seme-alabak ahal bezain ongi bideratu (hau ez diot inori esango nola egin, nahiko lan ematen digu eta denoi 🙂 ). Artista, futbolista, abenturalari edo misiolariak ateratzen bazaizkigu, primeran, baina beste edozer egiteko gauza izan daitezela.

Eta gero, egunero jaiki beharko dugu gure buruari “atzoko negarrak ahaztu eta gaur ze aurrerapauso emango dut” galdetuaz. Zaila da erritmoa mantentzea. Kasu askotan badago nahiko lan egoerari gaina hartzen. Egunerokotasunari ordu edo minutu batzuk kentzea kosta egiten zaigu, baina telebistako zirkoaren aurrean egonda ez dugu aurrera egingo. Hori da gaurko “panem et circenses”. Hori eta 426 €-ko laguntza, PER famatua, eta beste horrelako laguntza batzuk.

Utopia

Beharbada bai. Beharbada utopiko xamarra da guzti hau. Euskal gizartea egoera honi garaiz buelta emateko gauza izango dela pentsatzea. Azken batean gizarte aurreratu guztiek noiz edo noiz goia jotzen dute eta geldiezinezko dekadentzia batean sartzen dira. Beharbada bai.

Baina guk ere ez badugu sinisten? Orduan zer?

El simple poder de uno al día

Esto es una traducción libre de un post de Seth Godin.

Hay al menos 200 días laborables al año. Si te encomiendas la tarea de hacer una simple acción de marketing al día, al final del año habrás hecho una montaña. He aquí algunas cosas que podrías intentar (no las hagas todas, hacer sólo una de éstas al día debería cambiar las cosas para ti):

  • Envía una nota personal manuscrita de agradecimiento a un cliente
  • Escribe un post en un blog acerca de cómo está usando alguien tu producto o servicio
  • Busca y postea un pequeño artículo sobre cómo funciona algo en tu industria
  • Presenta un colega a otro de forma que la colaboración beneficie a ambos
  • Lee los tres primeros capítulos de un libro sobre negocios o sobre “cómo hacer…”
  • Graba un vídeo que explique a tus clientes cómo hacer algo
  • Enseña al menos a uno de tus empleados una nueva habilidad
  • Date un paseo de diez minutos y vuelve con al menos cinco ideas escritas sobre cómo mejorar lo que ofreces al mundo
  • Cambia algo en tu página web y registra cómo varían las interacciones
  • Ayuda a alguien sin ánimo de lucro de forma significativa
  • Escribe o edita sustancialmente un artículo de la Wikipedia
  • Entérate de algo que no supieras acerca de uno de tus empleados, clientes o compañeros de trabajo

Todo lo que necesitas para tener una montaña son suficientes toperas.

Steve Jobs – La entrevista perdida

En 1995 Steve Jobs concedió una entrevista de una hora a un periodista llamado Robert X. Cringely. Una pequeña parte de ese material fue usada, pero el resto, casi todo, jamás vio la luz. Se perdió en un envío postal. Y hace poco (qué oportuno, justo después de su muerte) apareció una copia en VHS en un garaje. La semana pasada Canal+ la emitió y no sé si con o sin autorización, pero ya está disponible en Youtube. Más abajo dejo el enlace, pero antes de que lleguéis a él quería hacer un par de reflexiones.

Que Steve Jobs es motivo de admiración por todo lo que ha logrado hacer a nivel empresarial desde que era un chaval, no es ninguna novedad. Sí lo es, al menos para mí, el ver cómo no podía ser de otra forma. Esa claridad de ideas, ese carisma, esa obsesión por el producto bien hecho (también bien vendido, pero sobre todo bien hecho)… yo creo que no podían llevarlo más que al éxito. Seguro que como persona carecía de otras aptitudes; nadie es perfecto. Pero en lo que se refiere a la empresa no llegó donde llegó por casualidad.

Ahora tengo por delante un par de cosas más. La primera es volver a ver la entrevista, con papel y lápiz a mano. La segunda, leer la biografía que escribió Walter Isaacson.

Una recomendación más que no pillará de sorpresa a los pocos que me leen: ver la película “Piratas de Silicon Valley”.
Ahora, os dejo con el documental.

Como cada dos por tres borran el video de Youtube, puede ser que te encuentres con que no aparece. Intentaré tenerlo actualizado y que no desaparezca, ya que lo considero un documento de valor.

Excedente cognitivo

“Se calcula que los norteamericanos ven cerca de doscientos mil millones de horas de televisión al año. Crear la wikipedia ha podido costar unos 100 millones de horas. ¿Os hacéis una idea de qué se podría hacer con ese excedente cognitivo?”

Excedente Cognitivo de Clay Shirky

¿Y nosotros? ¿Cuánto “excedente cognitivo” tenemos y en qué lo usamos? ¿Lo usamos bien o mal? ¿Podemos usarlo mejor? ¿Qué es mejor:  dedicar horas a la Wikipedia o pasar un rato con un amigo aunque sea viendo la tele? ¿Y de parranda?

Conformismo

Este era un granjero que tenía un perro. Un día llego un amigo a la granja y vio al granjero sentado a la puerta con el perro tumbado a su lado. El perro estaba venga emitir lamentos y aullidos.

Los dos amigos estuvieron conversando un rato, hasta que el amigo, harto de los lamentos del chucho, le preguntó al granjero:

-¿Qué le pasa a ese perro?

El granjero le dio la siguiente explicación:

-Lo que le pasa es que es muy vago. Justo ahí donde está tumbado hay un clavo que sobresale de la madera. El clavo le molesta y por eso se lamenta. Como ves, le molesta lo suficiente para lamentarse, pero no lo suficiente como para tomar la decisión de moverse a un sitio donde no haya clavo.

Adaptación a mi manera de algo oído por ahí.

Contaminación

“Uno se convierte en lo que lee, en lo que escucha y en lo que ve. Por eso es vital seleccionar todo lo que entra en nuestro cerebro, limpiarlo frecuentemente, ser consciente que estamos en constante cambio, que lo que hoy es valido mañana no lo será. Hay que reconocer lo que es bueno, y lo que no lo es. Hay que liberarse de las cadenas que nos atan a creencias arraigadas por esta sociedad y buscar siempre lo mejor, lo sublime; ser capaz de perseguir nuestros sueños sin dejarnos dominar por las presiones de esta sociedad. Uno puede lograr cualquier cosa, sea lo que sea, uno no necesita muchas de las cosas que nos hacen ver que son prioritarias: hipotecas, facturas, coches, casas, joyas, un sueldo fijo, etc.; Uno debe reinventarse siempre, y hacerse muchas preguntas, porque en ellas esta la verdad. Tu verdad que es la única que vale. Una persona es más libre cuando menos contaminada esta por miles de mensajes, cuánto menos apego tiene a las cosas.”

Juan Haro, en este post

Ruido

20111104-174434.jpg

Me refiero al que tenemos dentro de nuestra cabeza. Puede ser que ya haya hablado de esto antes porque ya lo puse en práctica hace unos meses: pretendo rebajar el nivel de ruido.
El ruido es ese alboroto o bullicio de fondo que provoca el bombardeo de información al que estamos sometidos diariamente.
Personalmente me doy cuenta de que a veces el intentar estar informado y el someterme voluntariamente a ese bombardeo (noticias, Facebook, Twitter, tonterías varias de la tele…) hace que no esté suficientemente atento a algunas cosas.
Por todo este rollo, he decidido que esta semana voy a hacer huelga de medios. Pretendo con ello atenuar el ruido de fondo, ganar un poco de tiempo y dedicarlo a pequeños proyectos, la familia, la relajación, algo de lectura o música en lugar de tele…
El viernes que viene contaré qué tal.