Compartiendo la conexión de internet del iPhone 3GS al Kindle Keyboard

De vacaciones. Uno de los problemas que se me ha presentado ha sido que he terminado el libro que estaba leyendo Desnudando a Google y el siguiente que quería leer era La saga de los longevos (La vieja familia). El caso es que este libro sólo lo tenía en el Kindle Fire y no en el Kindle Keyboard. ¿Cómo descargarlo si no tengo wifi y la única conexión a internet a mano es la de mi iPhone 3GS (a través del ordenador con Windows 7, todo sea dicho)?

A través del puerto USB, usando el cable para conectar el ordenador y el iPhone, tenía conectado el ordenador a Internet. Tenía que convertir el ordenador en un hostpot wifi. En primer lugar intenté hacer lo que decían en este artículo de lifehacker. Sencillo, pero no servía para el Kindle. Al intentar conectar aparecía un mensaje de error diciendo que “Kindle does not connect to enterprise or ad-hoc Wi-Fi networks”.

Indagando sobre ello encontré esto, así que instalé Connectify (la versión lite). Una vez instalado (exige reinicio del equipo), configurando la red como abierta y como WEP me daba el mismo error. Sin embargo configurándola como WPA2 no aparecía en el Kindle; no se veía, por lo que tampoco podía conectar.

ConfigConnectify1

ConfigConnectify2

Como se ve en las imágenes superiores, tuve que entrar el la configuración del dispositivo (en Windows), activar la opción “Permitir que los usuarios de otras redes se conecten a través de la conexión a Internet de este equipo” y seleccionar la “Conexión de red doméstica” en uso en ese momento. Et voilà. Kindle conectado a Internet. Me descargué el libro y problema resuelto.

Esto también sirve para conectar un Kindle Fire u otros dispositivos con sólo conectividad wifi.

También encontré esta entrada en MobileRead, en la que se dan otras opciones para hacer lo mismo, pero no las he probado.

Kindle Fire

Bueno. Casi un mes desde que Unai, me trajo un Kindle Fire de New York. No habrá mucha gente que lo tenga por aquí, así que voy a reseñar un poco mi experiencia con este trasto.

Lo quise en cuanto vi el precio el día que salió. Fui directo a hacer el pedido desde mi cuenta de Amazon, pero no pudo ser. No se vendía fuera de Estados Unidos. Bueno, otra vez será, pensé. Ya lo traerán. Pero… ¡jo! 199 $, frente a los 499$ del iPad… Además 7 pulgadas, para mí mucho más practico que el iPad. Me encantó. Estuve mirando la posibilidad de coger alguno de China (unos 140-150€), pero… es que me había encaprichado.

Finalmente, como he dicho, Unai estuvo en Nueva York y lo pudo comprar. Si no me equivoco lo cogió en un Best Buy, ya que Amazon no parece tener ni una sola tienda física.

Cuando lo tuve en mis manos la primera impresión fue buena. Un buen acabado, la funda que me trajo encajaba a la perfección, movimiento fluido de la selección de las aplicaciones. Bastante rápido al arrancar aplicaciones, pero con un pequeño (y molesto, pero te acostumbras) retraso en la respuesta al tocar la pantalla.

Los primeros quebraderos de cabeza empezaron con el wifi. Conectaba, luego no conectaba, luego conectaba pero no conseguía navegar, luego me tumbaba el router… Indagando por la red vi que lo que me pasaba era algo común y estaba previsto solucionarlo en la siguiente actualización del sistema. Días más tarde se solucionó sólo. Ni siquiera me di cuenta de cuándo se actualizó el sistema, pero problema solucionado.

Otro problema que me encontré fue la imposibilidad de instalar ni descargar nada del market de Amazon. ¡Ni siquiera aplicaciones gratuitas! El motivo: no estar en Estados Unidos (o bien, no tener una tarjeta de crédito de allí).  Como ocurre siempre en internet, nunca eres el primero al que le pasa algo, así que la solución para este problema la encontré aquí. Entré en US Unlocked, me di de alta gratuitamente y me hice una tarjeta virtual de Estados Unidos.

Por 15 $  + una carga de tarjeta del importe que quieras (creo que era a partir de 25 $) US Unlocked te da una tarjeta virtual estadounidense y una dirección de facturación de allí. Con estos datos se configura el 1-Click de Amazon y a partir de ahí ya se pueden descargar aplicaciones para el Kindle. Aplicaciones y de todo, entiendo (de momento no he probado otras cosas).

Así he podido descargar cosillas que echaba de menos como el Google Reader, Read It Later, un lector de comics… Ahora va de cine.

En cuanto a otros contenidos. He podido subir libros sin problemas  mandándolos a mi dirección @free.kindle.com. También he podido meter algún video, pero hasta el momento sólo en formato mp4 que es el que admite la aplicación Gallery del propio Kindle Fire. La música, sin problemas. Formato mp3 y a correr. Los altavoces suenan decentemente. No se les puede pedir mucho pero se puede oir música mientras se está en la ducha.

Bien… pero siempre se quiere un poco más. Me encontré con el problema de que una de mis aplicaciones predilectas, que es Dropbox, no estaba disponible en Amazon. La descargué de su sitio y la pude instalar. Peeero… tampoco estaba la aplicación de WordPress. Así que al final, gracias a estos y a estos otros le he hecho el root al Kindle y he podido instalar el Android Market.

No me preguntéis cómo lo he hecho. Va sólo. Hay que ir punto por punto y listo. Para tontos. Ni siquiera tengo claro qué es eso de hacer root.

Así que ahora ya puedo descargar otras aplicaciones que no están en Amazon, como Moboplayer, para ver si consigo ver videos en formato avi.

En general, muy a gusto con el cacharro. Me entra en algún bolsillo en todas las cazadoras y abrigos y si no lo rompo, porque se me caiga o lo tire, o lo que sea, me parece que tengo compañero para un tiempo.

Enlaces relacionados:

Usando Kindle Fire Utility

Desatascando el Kindle Fire