Categorías
Mejorando Mis cosas

Conformismo

Este era un granjero que tenía un perro. Un día llego un amigo a la granja y vio al granjero sentado a la puerta con el perro tumbado a su lado. El perro estaba venga emitir lamentos y aullidos.

Los dos amigos estuvieron conversando un rato, hasta que el amigo, harto de los lamentos del chucho, le preguntó al granjero:

-¿Qué le pasa a ese perro?

El granjero le dio la siguiente explicación:

-Lo que le pasa es que es muy vago. Justo ahí donde está tumbado hay un clavo que sobresale de la madera. El clavo le molesta y por eso se lamenta. Como ves, le molesta lo suficiente para lamentarse, pero no lo suficiente como para tomar la decisión de moverse a un sitio donde no haya clavo.

Adaptación a mi manera de algo oído por ahí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.