Trello

En uno de los últimos eventos de Techcrunch, fue finalista una nueva aplicación llamada Trello y llevo varios días usándola.

Es una herramienta para gestionar proyectos que puede ser usada para otras muchas cosas. Como digo, desde gestionar proyectos de forma colaborativa, viendo su evolución clara y permanentemente,  hasta preparar la lista de la compra.

Tiene una estructura de niveles en la que en el nivel superior está el panel (board) del proyecto. Dentro de cada proyecto se pueden crear distintas listas, como por ejemplo trabajos a realizar, trabajos en curso y trabajos terminados.

Luego, para cada lista el usuario puede crear tarjetas en las que definir tareas, tomar notas, crear listas… Se pueden insertar videos, fotos, planos, archivos adjuntos… Además, en cada carta otros colaboradores a los que se dé acceso al proyecto pueden hacer comentarios.

Una interesante herramienta que yo de momento estoy usando para ordenar ideas y categorizar proyectos y cosas por hacer.

Mapas mentales

La Diputación Foral de Gipuzkoa publica un boletín en el que se hace eco de noticias, cursos, actividades, eventos, jornadas y ese tipo de cosas. Se llama “Ze Berri” y en su último número  me encontré con uno de los temas que me han llamado la atención últimamente: los mapas mentales.

Los mapas mentales son una interesante herramienta para ordenar ideas, estructurarlas y desarrollarlas. Lo que aparece en el boletín “Ze Berri” es un enlace a un “Curso básico de Mapas Mentales”, al parecer elaborado por la propia Diputación (al menos está alojado en su web).  Se trata de una serie de videos de pocos minutos, en los que se describe lo que son los mapas mentales, para qué sirven, cómo elaborarlos y se muestra alguna herramienta digital.

Creo que es interesante, pero hay que disponer de un buen y tranquilo rato para ver los videos y asimilarlos.

La vaca

Otro vídeo de motivación para hoy. Más que un vídeo es un relato, así que ya sabéis, un poco de tranquilidad y auriculares.

La moraleja es que todos, o la mayoría, tenemos una vaca que nos tiene atados y nos impide emprender proyectos grandes o pequeños. Nos quedamos anclados en el conformismo, que al fin y al cabo es lo que nos aleja del éxito.

La Técnica Pomodoro II

El otro día cuando publiqué el post sobre la Técnica Pomodoro, comenté que la iba a probar. La verdad es que creo que sí que es una buena técnica para organizarse y enfocarse en aquello que hay que hacer. Creo que es importante tener una lista de tareas, priorizadas o no, e ir seleccionandolas y realizandolas a base de pomodoros.

Seleccionas la tarea, pones el reloj (éste está bien) y te concentras en ella durante 25 minutos. Luego en los siguientes 5 minutos, te levantas un poco, te estiras otro poco,pones la música en el Grooveshark, consultas el Google Reader o el correo, dejando para otro momento las lecturas más importantes (para esto uso Read it Later), seleccionas otra tarea y ¡hala! Otro sprint de 25 minutos. Cada 2 horas paras 10 minutos en vez de 5 y otra vez adelante. Si uno se ve con fuerzas para seguir con la misma tarea con la que estaba , puede seguir con ella, pero a veces viene bien romper un poco y seleccionar otra de las tareas de nuestras lista.

De verdad, sobre todo para aquellos que tienen tendencia a procrastinar: muy recomendable.