Orsai N12

20130708-175549.jpgEl año pasado estuve suscrito a la revista Orsai, un proyecto de crowdfunding en el que me pareció que merecía la pena invertir. Cada dos meses recibí mi revista y disfruté cada uno de los artículos y relatos que leí.
Son especiales estos de Orsai. De hecho si tuve noticia de su proyecto fue porque seguía el blog Orsai de Hernán Casciari. Era un blog genial. Este hombre tiene un talento… Me encantaban sus relatos. Sus batallas con Chiri, Chichita u compañia… Una delicia.
Como decía el año pasado estuve suscrito, pero como no llegué a leerlas enteras, este año decidí esperar, quizás el que viene…
El caso es que por haber estado suscrito sigo recibiendo las actualizaciones previas a la publicación de un número nuevo (el próximo número es el 14). Hoy he recibido una en la que para presentar un artículo hablaban de otro del N12. En concreto éste titulado “La historia de las Gemelas” en la que se relata aquella historia que oímos en los medios hace unos meses en la que una chica se casaba en la cárcel con el hombre condenado por el asesinato de su hermana gemela.
Una historia ciertamente extraña en la que, según Casciari, los medios habituales se habían quedado en la superficie y Orsai, a través del mejor cronista de este tipo de sucesos que pudieron encontrar, Rodolfo Palacios, profundizaba en hasta once mil palabras. Como este hombre no me suele defraudar me he ido a Amazon y me he descargado la versión Kindle del N12 por apenas tres euros y medio y me la he leído.
Es una historia muy buena y desde aquí os la recomiendo a todos. No hace falta que os compréis ni descarguéis la revista (aunque siempre está bien colaborar un poco). Os la podéis leer aquí.
Pero lo bueno ha sido lo que me he encontrado después: “Papelitos“, un cuento infantil de Hernán Casciari y ése sí que me ha encantado. Y es que Orsai es así. A lo largo de los números publicados hasta ahora, atesora una cantidad increíble de joyas. Como toda joya, nos pueden gustar más o menos, pero nadie duda de su valor y en algunos casos ese valor es incalculable.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *