Andamán

20110614-185031.jpg
La cría de camarones en el mar de Andamán

El otro día, leyendo un número antiguo de la revista National Geographic en la peluquería vi la foto que veis arriba, sobre cómo se cría el camarón en el mar de Andamán.

Andamán es un nombre que me trae buenos recuerdos de mi infancia. Vaya parida. Bueno. Es lo que hay.

Resulta que la enciclopedia que había en el salón de casa de mis padres, una enciclopedia de la Editorial Durvan, actualizada hasta 1960, el primer tomo era el A-Andamán.

Durante años aquella enciclopedia fue mi fiel compañera par hacer los trabajos de la Ikastola, pero sobre todo para ver la tele. Todo aquello que me llamaba la atención, el nombre de una persona, un lugar, cualquier palabra… automáticamente me levantaba, iba al correspondiente tomo y averiguaba todo lo que podía al respecto. ¡Cómo me entretenía! No tenía hipervínculos como la Wikipedia, pero como el resto de los tomos estaban al lado no tenía que ir muy lejos para averiguar cualquier otra cosa que me encontraba por el camino.

Bueno, después de la chapa os dejo lo que es Andamán según la Wikipedia.

Cumpleaños

20110616-074421.jpg

Hoy he cumplido años. 36 tacos. Todo el día recibiendo felicitaciones, llamadas, mensajes, facebook… Gracias a todos.

El primer regalo que he tenido ha sido la supermadalena que veis en la foto y que me han hecho mis tres soles (con unos dibujos y una red de ping-pong). Hasta pepitas de chocolate tiene. Luego mandar a Elene de excursión a dormir y todo a Lesaka. Café con leche y pintxo de tortilla en el Miren. El primer bocado al elefante Thymcam. Felicitaciones y regalos de la familia. Recoger a la gordi en la ikastola de Antxo. Cuadernos de caligrafía. Tienda. Un día completito.

El último regalo que he recibido ha sido lo que aparece en el video que viene a continuación. Me ha encantado.

Bueno, voy a ver si completo el día.

Eskerrikasko denei.

La ultima lección de Randy Pausch

Al hilo del post que puse sobre el discurso de Steve Jobs en Stanford, hoy quiero presentaros a Randy Pausch y su “última lección”, que dio en la Universidad Carnegie Mellon.

Extraido de la Wikipedia:

“El 18 de septiembre de 2007 el profesor Pausch pronunció una conferencia titulada: “Alcanzar realmente tus sueños de la infancia”. Se trata de una de las llamadas “últimas conferencias”, en las que se propone al ponente que exponga su testamento intelectual. Para Pausch, se trataba, literalmente, de su última conferencia, puesto que los médicos habían confirmado que su cáncer era incurable.”

Os pongo la primera parte de la conferencia. Son 9 partes y el que tenga interés las puede encontrar fácilmente en Youtube. Ésta en concreto no tiene muy buena calidad de imagen pero es la que está subtitulada. Hay una mejor en Vimeo pero está sólo en inglés. Ésta para los fenómenos.

De esta conferencia nació un libro llamado “La última lección”. El que lo quiera comprar lo tiene aquí. Pero como el pobre hombre ya falleció y no va a ganar nada con que compréis el libro, también hay un pdf aquí.

Sin poder entrar en el S.XXI

El jueves fui al dermatólogo al ambulatorio de Gros. La verdad es que soy un desastre y me dejé los papeles que me dio el médico de cabecera en casa (en realidad no decían nada, sólo que me mandaba para valorar). Le pedí a Raquel que les sacara unas fotos y me las mandara al móvil. Sólo por si acaso.

Según entro en la consulta el médico me pide el volante. No lo he traído. Me dice que sin el volante no se puede hacer nada. Aquí le hice un comentario. Luego le explique a lo que había ido y me atendió sin ningún problema.

Ahora vuelvo al comentario que le hice. Le pregunté si mi historia no le aparecía en el sistema informático y me dijo que no.

Me sorprende como en pleno siglo XXI esos datos no están en una base de datos centralizada para que todos los especialistas tengan acceso a ella. Hay medios más que suficientes y el ahorro que supondría en preguntas innecesarias y discusiones o malestares como el de mi médico o el mío propio, justifican sin lugar a dudas que ese sistema esté en marcha y funcione.

También puede ser otra cosa: que el sistema esté, pero a mi médico, que tenía dos periódicos encima de la mesa y me atendió veinte minutos tarde siendo el primer paciente de la mañana y ni se levanto de la silla para explorarme, no le apeteciese mirarlo. Eso ya sería peor.