Mediohombre

He terminado de leer Mediohombre de Alber Vázquez.

Es una novela histórica en la que se cuenta el sitio de Cartagena de Indias por parte de los ingleses, en 1741, y la defensa de la ciudad llevada a cabo por el almirante Blas de Lezo.

Con un puñado de hombres, sólo 6 barcos y un sentido del deber fuera de lo común, Blas de Lezo consiguió infligir una humillante derrota al almirante inglés Edward Vernon, sus 186 barcos y un numeroso ejercito bien entrenado y pertrechado.

Me ha encantado la novela. Los hechos están bien relatados y el autor consigue transmitir perfectamente la tensión de la situación. Los diálogos y las interacciones entre los personajes están bien hilados y el lector llega a sentir empatía con los distintos personajes.

Es una buena novela. Si algo he echado en falta es algo más de descripción en algunos momentos, pero eso es porque cuando leí “El asedio” de Pérez-Reverte me encantó cómo conseguía sumergirme en el ambiente descrito

De todas formas me ha parecido una novela mejor resuelta que la de Pérez-Reverte. A cada uno lo suyo.

Por otra parte con este libro me he encontrado con el mismo problema que con el de Risto: no hay edición para Kindle. Así que sí. He tenido que descargarlo. Pero desde aquí le hago la misma oferta a Alber Vázquez: que me de una cuenta de Paypal y le hago un donativo. O le invito a un cubata, ya que no estamos lejos. Lo que mejor le parezca.

2 thoughts on “Mediohombre”

  1. Hombre, hablar de donativo es más bien feo, porque se trata de pagarle lo que le corresponde por su trabajo. Ni más ni menos.

  2. Yo estoy dispuesto a pagarle a Alber Vázquez lo que él gana habitualmente con un libro. Estoy dispuesto a pagarle al que ha diseñado la portada porque me parece muy bonita. Estoy dispusto a pagar a quien haya hecho las correcciones en el libro. Incluso estaría dispuesto a pagar al creativo de marketing que haya hecho llegar a mis oídos la existencia de este libro. A los que no estoy dispuesto a pagar porque forman parte de una industria obsoleta es a los fabricantes de papel, tintas y colas, a los impresores y encuadernadores, a los transportistas y a los libreros entre otros.

    Dicho esto, no creo que hablar de donativos sea algo feo. No creo que un donativo sea una limosna. Hay modelos de negocio que funcionan a base de donativos. Creo que si los autores y editores que tanto se quejan porque sus trabajos están a disposición de cualquiera en Internet (contra lo cual tienen poco o nada que hacer dicho sea de paso), pusieran en sus páginas web los medios para recibir donativos, quizás se llevarían una sorpresa. Porque de todos aquellos que descargan sus libros (o música o lo que sea), algunos serán gente de buena voluntad dispuesta a dar algo por ese rato que han disfrutado. Al menos es más que cero

    De todas formas todo pasa por poner unos precios y unos medios de pago adecuados, de facilitar las cosas al lector. Si yo hubiese podido acceder al Kindle Store y descargar el libro directamente sin ningún obstáculo no hubiese tenido que buscarme la vida para leer este libro. Así que lo descargué de donde sí que estaba. Y sigo estando dispuesto a pagar por la lectura, que como ya he dicho ha sido entretenida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *