Antzu

Aizpitarte, azken izotzaldiaren amaieran.

–Ama! Antzu umea egiten hasi da!
Ama eta Otsoko kobazulora itzuli ziren, Amon eta Otzan zeuden txokora. Otzan, Amaren alaba eta Otsokoren arreba, haurdun zegoen eta umaminetan hasi orduko amari dei egitera bidali zuen Amonek Otsoko, Otzanek lehen ere galduak baitzituen zenbait ume. Horregatik deitzen zioten Antzu, Otzan neska gazteari, umerik izan ezin zuelako.
–Oraindik ilargi bat geratzen zaio, ordea –esan zion Amak Amoni, iraz eta larruz egindako ohantzean aieneka zegoen neskari begira. Haitzuloaren sarrerako suak, Amonen begi lausotuak argitu zituen burua altxa zuenean.
–Otzan ez dun besteok bezalakoa –esan zuen Amonek–. Ezin dizkin umeak barruan eduki.
–Baina orduan galdu egingo al du berriz ere?
Amonek Otzanen sabel gainean jarri zuen esku bat. Bestea, berriz, izerdiz diz-diz egiten zuen kopetean jarri zion.
–Uste dinat oraingoan atera daitekela, baina azkar lan egin behar dinagu –esan zuen Amonek zutituz.
–Baina zer egin dezakegu, bada? Zain egoteaz gain?
–Hi hemen geratuko haiz Otzani laguntzen. Nik lan egin behar dinat. Eta Otsokok lagundu behar zidan.
–Zer egingo duzu, Amon?
–Badakin zer egiten dinen Otsok, nere semeak, hire gizonak, ehizera joan aurretik? Haitzuloaren barruan orduak pasatzen ditinanean?
–Bai. Animaliak marrazten ditu, ehiza ona izan dadin.
–Halaxe dun. Otsoko! Hoa ur bila, Otzanek beharko dik eta.
Mutikoa lurrezko ontzi bat hartu eta ziztuan atera zen haitzulotik. Amon bere ohantzea zuen tokira abiatu zen:
–Guk ere marrazki bat egin behar dinagu, bada.
Larru zati bat atera eta Otsok gordeta zeuzkan ontzitxo batzuk jarri zituen bertan. Otsoko urarekin itzuli zen.
–Eraman amari –esan zion Amonek– eta gero gerturatu egur mordoska bat. Su eder bat behar dik piztirik sar ez dadin.
Mutikoak haitzuloaren beste aldetik besakada bat egur ekarri eta sutondoan utzi zuen. Sua bizitzeko dozena erdi bat adar bota zizkion eta Amonen aginduetara jarri zen berriz ere.
Amonek larru zatia eta Otsoren ontziekin fardel bat osatua zuen eta Otsokori eman zion.
–Hartu hau kontuz eta bota gabe.
Otsokok haurra balitz bezala besoetan hartu zuen fardela eta Ama eta Otzanengana gerturatu zen. Otzanen aieneak lehen baino ozenagoak ziren eta Amak pikotxean jartzen lagundu zion. Bitartean Amonek gantzez betetako ontzi batean gar bat hartu zuen eta haitzuloaren goikaldeko tximinietako baterantz abiatu zen.
–Goazemak, Otsoko.
Biak kontuz-kontuz tximinia irristakorrean gora abiatu ziren. Amon aurretik argiarekin eta Otsoko atzetik fardelarekin. Aurrean paretetako hezetasunak Amonek zeraman garraren argia isladatzen zuen eta atzetik Otsokori bere arrebaren intziriak iristen zitzaizkion, gero eta urrunago, baina baita gero eta lazgarriago ere.
Tximinia estutzen zihoan heinean Amoni gero eta gehiago kostatzen zitzaion aurrera egitea. Ezin zuten lau hanketan gehiago aurrera egin. Etzan beharra zuten.
–Lagundu egin behar didak Otsoko. Hire eskubian txoko bat zegok. Utzi fardela bertan eta lagundu neri. Bultz egin behar diak tarte hau pasatzeko.
Esan bezala egin zuen Otsokok eta bere laguntzaz Amonek tarte estua pasa zuen eta haitzulo berri zabalago batera iritsi zen. Otsoko atzera itzuli zen fardelaren bila eta bera, hain txikia izanik, aisa pasa zen estugunetik. Beste aldean Amon zutik zegoen bere zain.
Haitzulo berri hark hiruki itxura zuen. Alde batean zaldi batzuk zeuden marraztuta eta bi gizonen irudiak haien atzean. Hirukiaren beste bi aldeetatik tximinia ban abiatzen ziren. Batean Otsoko bera ere nekez kabituko zen, Bestean sartu zen Amon, Otsoko, fardela hartuta, atzetik zuela. Tximinia tentea zen eta igotzeko maila batzuk zeuden harrian landuak. Hiru bat gizonen altueraraino iritsi ziren eta han gela bat topatu zuten. Amonek zeraman garraren argitan, paretetan bisonte eta zaldiak azaldu ziren: marraztuak batzuk, zizelkatuak beste batzuk, harriak berak zituen formak erabiliaz egidakoak besteak. Garra, lurretik gora zetorren harrizko tantai baten gainean utzi zuen Amonek. Haren dantzak irudiak ere dantzarazi egiten zituen eta Otsokori bizirik zeudela iruditu zitzaion, mugitzen ari zirela.
Amon horma aztertzen hasi zen eta bisonte handienaren eskubi aldean topatu zuen bilaka zebilena. Arrautza tankerako bi tontor topatu zituen paretean. Bat Otsoko bera adinakoa zen. Bestea berriz, aurrekoaren erdia. Bietatik haundiena aukeratu zuen Amonek:
–Honekintxe egingo diagu.
Otsokoren eskuetatik fardela hartu eta, desegin ondoren, bertako ontziak antolatzen hasi zen. Kolore ezberdinetako margoak zeuden ontzi haietan. Behatzekin margo gorria hartu eta tontorraren ingurua gorriz margotu zuen. Ondoren margo beltzarekin ile moduko batzuk marraztu zituen tontorraren inguruan. Eta azkenik, margo marroiarekin, tontorraren azpiko aldean, marrazten ari zen alu erraldoiaren sarrera osatu zuen, Otsokoren begiradapean.
Tximinian gora Otzanen garrasi itzalia iritsi zitzaien.
–Itzuli egin behar diagu –esan zion Amonek Otsokori–. Hi aurretik oraingoan. Eta ez geratu nere zai. Ilunpean moldatuko haiz, ezta?
Baietz egin zuen buruarekin Otsokok. Eta tximinian behera ezkutatu zen. Amonek sakon arnas hartu zuen eta bere atzetik abiatu zen, argia hartuta.
Otsoko haitzulo nagusira iritsi zenean, Ama eta Otzan honek besoetan zuen haur jaio berriari ikusi zituen. Baita haitzuloaren sarreran bi begi pareren distira ere. Sutatik adar bat hartu eta piztia parea aizkatu ondoren egur gehiago bota zuen sutara, honek berriz ere indarra har zezan. Amak esker oneko begirada bat bota zion.
–Nere mutikoa –esan zuen ahopean.
Amon haitzuloan arnasestuka azaldu zen unean, Otzanek Amari eman zion haurra eta beste garrasi batekin pikotxean jarri zen berriz ere.
–Beste bat dator! –esan zuen Amonek–. Hoa, Otsoko, hoa! Beste alu bat marraztu behar duk! Tontor txikian! Ulertu al duk?
Baietz egin zuen Otsokok buruarekin. Amonen argia hartu eta tximinian gora joan zen ziztuan.
–Korri, mutikoa! –oihu egin zion Amonek, haurraren negarrak eta Otzanen garrasien gainetik.
Berehala utzi zuen atzean zaldiak eta bi gizonen ganbara eta bigarren tximinian gora margoen gelara iritsi zen. Otsoren margoak han zeuden oraindik lurrean Amonek utzi bezala. Tontor txikia topatu zuen eta Amoni ikusi bezala bigarren alu eder bat marraztu zuen. Amonena baino txikiagoa, baina alua azken batean. Bukatu zuen unean, berriz ere Otzanen garrasi bat iritsi zitzaion tximinian gora.
Ontziak berriz ere larruzko fardelean sartu, argia hartu eta haitzulo nagusira joan zen bueltan, bere lanari azken begirada bat bota ondoren.
Ama eta Otzanek ume bana zuten besoetan: mutikoa Amak eta neska Otzanek. Zanga-zanga bularra hartzen ari zen neska. Denak pozik zeuden irrifarrez. Amonek musu bat eman zion Otsokori buruan. Kobazulotik kanpora gaua nagusi zen. Otso baten ulua entzun zen eta Otsoko berriz ere sua bizitzera joan zen. Atzera arrebari begiratu zion. Otzan ez zen gehiago Antzu.

Duerme, mi niña

-No, papá, no quiero dormir. 

-Vamos cariño, debes ir a tu cama. Es tarde y mañana tienes que ir al cole.

-Pero tengo miedo…

-Bueno, bueno… ¿Cómo va a tener miedo una niña tan grande como tú?

-Sí, tengo miedo, porque sueño con el señor de la sangre.

-¿Un señor de la sangre? ¿Qué señor de la sangre?

-Sí, es un señor que entra en mi habitación por la noche con la cara llena de sangre y me agarra y grita mi nombre.

-Vamos, cariño, no pienses esas cosas. Aquí sólo estamos mamá, tú y yo.

-Pero es que me da mucho miedo…

-Vamos a hacer una cosa. Anda, métete en la cama y te voy a meter las sábanas por debajo del colchón… así, ¿ves? Así estarás totalmente protegida. Y voy a dejar la puerta de mi habitación medio abierta para que te llegue la luz y te puedas dormir tranquila, que yo voy a leer un rato más. ¿Vale? Ahora respira hondo y cierra los ojos. Toma. Un beso. ¿Hay uno para mí?

-Sí,  muh.

-Muh. Buenas noches, cariño.

-Buenas noches, papá.

-¡AAAH! ¡PAPÁAA!

El padre se despierta aterrado, la frente perlada por un sudor frío. Era una pesadilla horrible, en la que su niña… Salta de la cama como un resorte y corre a ver a la niña.

-¡CARIÑO! ¡CARIÑO! ¡AY!-golpea la puerta entreabierta con la cabeza, pero no importa, la niña… la niña… Corre a la habitación y enciende la luz.

-Mi niña… ¿Estás bien? ¿Elena? ¿ELENA?-la niña duerme-. ¡ELENA!-la zarandea, tira de las mantas y las sábanas. La niña se despierta y aterrada por la visión de un hombre sangrando de la cabeza y que grita su nombre con los ojos desorbitados, grita:

-¡AAAH! ¡PAPÁAA!

El Círculo, de Dave Eggers

CircleHacía tiempo que quería leer este libro, desde que leí que era una crítica a todo este mundo que estamos construyendo alrededor de Google, Facebook, Twitter (por nombrar los más grandes) y compañía. Es un relato distópico que ocurren en un futuro no muy lejano.

Mae Holland es una chica con un trabajo gris de funcionaria, que apenas le da para pagar sus préstamos estudiantiles, un padre con esclerosis múltiple, una madre dedicada en cuerpo y alma a su cónyuge, una amiga llamada Annie y un ex novio llamado Mercer. Su amiga Annie trabaja en El Círculo y tiene un puesto bastante alto. Lo suficiente para lograr que Mae entre a trabajar en El Círculo, en el área de “Experiencia del Cliente”.

[quote]… [Experiencia del Cliente] en realidad es la base de todo lo que sucede aquí. Si no les damos a los clientes una experiencia satisfactoria, humana y humanista, nos quedamos sin clientes. Dan[/quote]

El Círculo es una especie de Google con esteroides, que ya ha absorbido a la propia Google, a Facebook y a todo competidor que se le ponga por delante. Está dirigido por tres “sabios”, los socios que crearon la empresa y cuya delirante visión de lo que debe ser información de dominio público y lo que debe ser la privacidad es lo que da el punto distópico a la novela.

No voy a contar más porque ya estaría destripando la novela. Sólo voy a decir que se lee fácil, que es mejor que otros relatos distópicos que he leído por ahí, que creo que es posible que en la vida real la tecnología nos lleve a situaciones parecidas, pero que confío en que la gente siga teniendo algo de aquello llamado “sentido común“.

[quote]Nadie te está obligando a hacer nada. Con estas cadenas se ata uno voluntariamente. Mercer[/quote]

Ayo Asmatu, kaixo Tumaker

Pasa el tiempo, pasan los años y ya van casi siete desde que deje LAC para incorporarme a Asmatu, donde he sido Director de Producción durante todo ese tiempo. Han sido años de los que, a pesar de las tensiones del día a día, me llevo unas buenas relaciones con clientes, proveedores y compañeros, en algunos casos incluso de amistad.

Cuando dejé LAC  para ir a Asmatu pasé del sector de la automoción al de auxiliar de artes gráficas, lo cual supuso un cambio importante en mi forma de entender la producción. Era otra cosa. Pasar de tener un par de referencias a hacer cientos de ellas al año todas distintas, pasar del just-in-time al “lo quiero para ayer”,  de órdenes que duraban años a órdenes de menos de una semana… Sí. Fue todo un cambio.

Ahora inicio un nueva etapa. Hace unas semanas terminé mi relación con Asmatu y desde ayer soy Director de Producción en Tumaker. Un nuevo proyecto que apuesta por un sector al alza, el de la fabricación personal, que encaja a la perfección con mi idea de cómo va a ser el futuro y por dónde van a ir las cosas. Al menos algunas cosas.

Por tanto, de ahora en adelante, lo que sé, lo que hago y lo que aprendo estarán orientados a la fabricación de impresoras 3D, hoy, y quién sabe qué más, mañana. Al igual que hace 7  años, supone un cambio, volver a empezar, con un taller nuevo para poner en marcha desde lo más básico, volver a vivir la escalada de la producción como en LAC desde cero. Un tipo de producción diferente, ordenes más cortas que en automoción, pero más largas y más uniformes que en Asmatu. Una vez más, es otra cosa. Another thing. My next big thing.

 

 

Cómo cambiar la pantalla de origen del Galaxy S4

Llevo un mes con el nuevo teléfono y puedo decir que de aquí en adelante las fotos del blog serán un poquito mejores ;).

El caso es que me he encontrado con un pequeño problema que supongo que también le habrá ocurrido a otra gente. Es la típica cosa que es una tontería, pero que molesta. Y mucho.

Cómo cambiar la pantalla de origen del Galaxy S4.

Parece ser que en Android, o al menos en el Galaxy S4 así es, se pueden configurar hasta 7 pantallas. Una de esas pantallas es la de origen, la de la casita, aquella a la que vas cuando pulsas el botón de home.

La pantalla de origen por defecto es aquella que tiene el reloj y, por lo visto, debí manipular algo incorrectamente y se me había movido la casita y mi home ya no era el del reloj, sino otra de las pantallas. Sin embargo me gusta que el reloj esté a la vista.

Después de mucho buscar en Google y encontrarme con un montón de páginas que explican cómo se puede cambiar la imagen de fondo de la pantalla finalmente he descubierto aquí cómo cambiar la pantalla de origen.

Cómo

Hacer el movimiento de pinza en la pantalla para ver las miniaturas de todas las pantallas.

S4

Cada una de esas miniaturas tiene sobre ella una especie de flecha (las he marcado con círculos rojos). Esa fecha no es tal flecha, sino que es una casita. Simplemente tenemos que pinchar en esa casita y se define el home.

Ya.  Ya sé que es una tontería, pero cuando no ves algo… Pues no lo ves.

Curso de impresión 3D

20131223-174734.jpg

El pasado mes de diciembre tuve el honor de acudir al curso de impresión 3D que se realizó en el Ikaslab del Instituto de Formación Profesional Don Bosco. El curso fue impartido por Aitziber Eizaguirre y sus compañeros Aitor e Íñigo de Tumaker.

Fueron 45 horas de curso, que para un curso gratuito (de los de Hobetuz) no está nada mal. Los elementos de trabajo muy buenos: 7 impresoras Tumaker Voladora con sus respectivos ordenadores portátiles, que pertenecen al Ikaslab de Don Bosco.

El Ikaslab es un aula en la que se impartirán a partir de ahora cursos de fabricación personal como el que recibimos los participantes de éste, que seguro que ha sido el primero de muchos.

Lo que ha cambiado la enseñanza desde que dejamos la universidad. Ahora a cada uno de los estudiantes se le da acceso a Moodle, una plataforma a la que se sube casi todo el material de clase y que además contiene un foro del curso en el que los estudiantes podemos presentar temas relacionados que nos parezcan interesantes. Permite a los estudiantes compartir su trabajo y ver el de los demás. Una buena ayuda.

Los profesores tienen una pizarra digital que les sirve para dar la lección y  les da acceso directo a material online.

Materias

Además de los rudimentos de la impresión en 3D, también nos han enseñado algo de diseño con SolidEdge y un poco de escaneo de objetos en 3D.

Prueba de ello son estos dos bustos que podéis ver en la siguiente imagen.

20131221-175105.jpg

Somos mi compañero de impresora Edu (un artista del Catia) y yo, escaneados con una Kinect e impresos en 3D. Guapos ¿no?

En la siguiente imagen, la primera pieza que he dibujado con SolidEdge.

20131223-174157.jpg

20131223-174251.jpg

Es una pieza para introducir en el alojamiento para el ambientador que tiene mi Citroen C4 Picasso.

20131223-174700.jpg

En el agujero le he practicado una rosca de 1/4 que es la que llevan las cámaras de fotos y elementos afines, de forma que con un trocito de varilla roscado a la misma medida, puedo amarrar a él éste soporte para el móvil.

20131223-174317.jpg

20131223-174336.jpg

El resultado es éste.

20131223-174412.jpg

20131223-174444.jpg

No es ninguna maravilla, pero como ñapa para pasar el rato no está mal. Y lo mejor es lo que vas aprendiendo pegándote con estas cosas.

Aparte de los bustos y está pieza, imprimimos varias piezas más. El amigo Edu se va a montar una evolución de la impresora 3D Prusa I3, llamada Prusa Steel y para ella imprimió las piezas que necesitaba. Además trajo unos pequeños proyectos propios, dibujados por él en Catia, que son un posabotellas personalizado, un soporte para dos lámparas de bici para su bastón de monte y un molde para toperas para una maqueta ferroviaria.

20131223-174551.jpg

Y también imprimimos las piezas para montar un pequeño Fokker de la primera Guerra Mundial.

20131223-174623.jpg

Y eso ha sido todo. Un buen curso, con buen ambiente y compañerismo. Desde aquí doy las gracias a Don Bosco, Tumaker, Hobetuz, a los profesores, a Edu y al resto de compañeros. Eskerrikasko deneri.

Ahora a por el curso de Arduino.

PD: Un poco mala la calidad de las fotos. Ya sé. A partir de ahora serán un poco mejores 😉

Un griego

En Grecia la cosa está mal. Tan mal que la gente hace tiempo que se echó a la calle. De alguna forma aquel primer impulso de protesta ha sido acallado, al menos en los medios de comunicación, y ahora supongo que los griegos están igual de mal, pero resignados a su maldita suerte.

En estos tiempos que nos está tocando vivir, muchas veces pienso en lo que haría si la situación se deteriorase tanto como para decidir largarme. Otros muchos ya lo han hecho. ¿Por qué yo no? ¿Sería capaz? ¿Yo que vivo en la misma calle que mis padres? Y ¿cuánto se tiene que deteriorar la situación para tomar esa decisión? ¿Cuál sería un destino bueno/adecuado?

Como veis, muchas preguntas.

Hoy he conocido a un griego. Se llama Petros y se me ha acercado cuando yo estaba tomando un café con leche en la terraza del Ganbara. Muy educadamente me ha dado los buenos días y ha abierto un pequeño maletín a mi lado, haciéndome levantar la vista del libro que estaba leyendo.

Me he encontrado con un hombre más o menos de mi edad, rubio, delgado, sonriente a pesar de lo que habrá tenido que pasar. Me mostraba su maletín lleno de cositas de vistosos colores que han aplacado mi primer instinto de mandarlo a freír churros. Tenía pulseras, camafeos, figuritas de madera pintadas, matrioshkas, huevos de Pascua… Me ha explicado que las figuras de madera las pintaban maestras en Grecia y que las pulseras las hacia su hermana. Me ha enseñado un pequeño ángel pintado que tiene un huevo de Pascua en su interior. Éste de aquí.

20140104-125430.jpg

Le he preguntado cuánto valía y por 10€ se lo he comprado. Formará parte de nuestro Belén de clicks.

Me ha agradecido la compra y se ha despedido con una sonrisa y felicitándome el año. Y todo ello con una humildad que no veía desde el año 2006.

No puedo dejar de pensar en lo que ese hombre habrá dejado en Grecia. Unos hijos sin padre, una mujer sin marido, un pueblo arruinado… Y a pesar de ello, con una sonrisa en la cara. Me admira el valor de esta gente. Gente que deja su “zona de confort”, le echa un par de huevos y se va por el mundo a buscar una vida mejor para sí mismo y para los suyos. Gente como Petros, Joaquín, Bogdan, Ahmed…

Nunca se puede saber, ya que las procesiones suelen ir por dentro, pero hoy Petros parecía contento. Yo también.

Ez gara deus

Ez gara deus. Horixe entzun dut aste honetan. Eta, gauzak zer diren, buruari eman diot pixka bat honen inguruan. Izan ere “ez gara deus” ez da gurean erabiltzen den esaera bat. Aldiz, “deusez” edo “deus ere ez” bai, gure etxean behintzat erabiltzen da.

“Deus” hori zuzenean latinezko deus (jainko) hitzetik datorrela argi dago eta “deus ere ez”, “jainkorik ere ez” izango litzateke, ezer ere ez dagoen seinale, Jainkoa bazter guztietan omen dago eta…

Eta ustekabean ezereza jainko bilakatu zaigu. Edo jainkoa ezerez.

Orsai N12

20130708-175549.jpgEl año pasado estuve suscrito a la revista Orsai, un proyecto de crowdfunding en el que me pareció que merecía la pena invertir. Cada dos meses recibí mi revista y disfruté cada uno de los artículos y relatos que leí.
Son especiales estos de Orsai. De hecho si tuve noticia de su proyecto fue porque seguía el blog Orsai de Hernán Casciari. Era un blog genial. Este hombre tiene un talento… Me encantaban sus relatos. Sus batallas con Chiri, Chichita u compañia… Una delicia.
Como decía el año pasado estuve suscrito, pero como no llegué a leerlas enteras, este año decidí esperar, quizás el que viene…
El caso es que por haber estado suscrito sigo recibiendo las actualizaciones previas a la publicación de un número nuevo (el próximo número es el 14). Hoy he recibido una en la que para presentar un artículo hablaban de otro del N12. En concreto éste titulado “La historia de las Gemelas” en la que se relata aquella historia que oímos en los medios hace unos meses en la que una chica se casaba en la cárcel con el hombre condenado por el asesinato de su hermana gemela.
Una historia ciertamente extraña en la que, según Casciari, los medios habituales se habían quedado en la superficie y Orsai, a través del mejor cronista de este tipo de sucesos que pudieron encontrar, Rodolfo Palacios, profundizaba en hasta once mil palabras. Como este hombre no me suele defraudar me he ido a Amazon y me he descargado la versión Kindle del N12 por apenas tres euros y medio y me la he leído.
Es una historia muy buena y desde aquí os la recomiendo a todos. No hace falta que os compréis ni descarguéis la revista (aunque siempre está bien colaborar un poco). Os la podéis leer aquí.
Pero lo bueno ha sido lo que me he encontrado después: “Papelitos“, un cuento infantil de Hernán Casciari y ése sí que me ha encantado. Y es que Orsai es así. A lo largo de los números publicados hasta ahora, atesora una cantidad increíble de joyas. Como toda joya, nos pueden gustar más o menos, pero nadie duda de su valor y en algunos casos ese valor es incalculable.

Shibumi – Mis notas

El último libro que he leído se llama Shibumi y fue escrito en los años 70 por Rodney William Whitaker, bajo el seudónimo de Trevanian. En él se relata la vida de Nicholai Alexandrovich Hel, un personaje hijo de madre rusa y “no-padre” alemán, educado por un militar japonés y un maestro de Go. La vida le llevará a ser un asesino a sueldo sin igual con lazos, amistades y enemistades con toda clase de gobiernos y grupos terroristas. Para más información léanse el libro.

Como en el Kindle es muy cómodo he subrayado un montón de fragmentos que por un motivo u otro me han llamado la atención. Aquí debajo los voy a copiar y haré un comentario sobre cada uno de ellos.

Loc. 1842-43

Pensé muchas veces cuánto sentía por mi padre por no haberle podido decir nunca cuánto le amaba. Pero era por mí mismo por quien sentía pena. Necesitaba más decírselo que él necesitaba oírlo.

¿A quién no le ocurre esto? Nos cuesta decir a los nuestros que los queremos y hasta cuando lo hacemos lo hacemos medio en broma, como si no fueran a creernos, como si lo dijéramos por compromiso.

Loc. 1880-81

En lugar de ética, poseen normas. El tamaño es para ellos lo que es para nosotros la cualidad. Lo que para nosotros es honor y deshonor, para ellos es ganancia o pérdida.

Nicholai Hel es muy crítico con los Estados Unidos y su cultura. Constantemente los opone a los valores del Japón más tradicional.

Loc. 2230-35

Nicholai llegó a una especie de tregua emocional con los norteamericanos con quienes trabajaba. Esto no quiere decir que consiguiera apreciarlos o confiar en ellos; pero llegó a darse cuenta de que no eran esas personas amorales y depravadas que parecía deducirse de su conducta política y militar. En verdad, estaban inmaduros culturalmente, eran impulsivos y torpes, materialistas y miopes históricamente, vocingleros, descarados y cargantes en las reuniones sociales; pero, en el fondo, tenían buen agrazón y eran hospitalarios; les gustaba compartir, insistían realmente en compartir, su riqueza y su ideología con el mundo entero.

¿Qué decía?

Loc. 2410-11

Naked-Kill

Arte marcial en el que Hel es experto. En Satori también se le llama Hoda Korosu. Por cierto, es un arte marcial ficticio.

Loc. 2417-19

La crianza y el entrenamiento le habían proporcionado recursos interiores para satisfacer sus necesidades sin disipar energías en un empleo lucrativo, tan vital para los hombres conformistas errabundos que tienen dificultades para llenar su tiempo y justificar su existencia sin trabajar.

Hombres conformistas errabundos. Eso es lo que somos.

Loc. 2439

Resultaba irónico considerar que la destrucción del mundo no sería obra de un Maquiavelo, sino de un Sancho Panza.

Irónico en grado sumo.

Loc. 2521-23

OPEC favorecía a la Organización Madre restringiendo los suministros cuando la Organización quería construir oleoductos sobre la frágil tundra, o bloquear una inversión gubernamental de importancia en la investigación de la energía solar o aérea, o crear restricciones en el gas natural cuando presionaba la desaparición de los controles de precio.

OPEC o no OPEC, con o sin Organización Madre, aún hoy, casi cuarenta años después dela publicación del libro, presenciamos impotentes cómo los lobbies de la energía presionan y consiguen que las energías renovables sean vapuleadas desde las más altas esferas políticas.

Loc. 2556-57

Despreciaba a Diamond como prototipo del norteamericano, del norteamericano cuya visión del honor y la dignidad quedaban circunscritos a una ambición de ganancias.

Queda clara la opinión de Hel.

Loc. 2919-21

Es una de las cosas que uno no puede desperdiciar. Has aprendido a concentrarte profundamente, a pensar con sutilidad, a sentir afecto por las abstracciones, a vivir distanciado de las cosas cotidianas. No es un desperdicio. Sí, juguemos.

Loc. 3386-92

El sacerdote era vasco, y los libros estaban escritos en vasco. Todos impresos antes de 1920; uno de ellos era una descripción de la vida vasca, escrita para niños, con fotografías retocadas, rígidas, y aguafuertes de escenas rurales. Aunque el libro estaba en francés, no tenía valor aparente para Nicholai. El segundo libro era un volumen delgado de dictons vascos, parábolas y cuentos populares escritos en vasco en las páginas pares y en francés en las impares. El tercero era un diccionario francés/vasco, recopilado en 1898 por un sacerdote de Haute Soule, que intentaba, en una introducción larga y ampulosa, identificar la erudición de la lengua vasca con las virtudes de la piedad y la humildad.

Y llega el primer contacto de Nicholai Hel con el Euskera. Trevanian vivió en Iparralde con su familia y por lo que se ve en el libro, desarrolló un sincero afecto por la zona y por nuestra lengua. Eso le llevó a enseñar euskera a su personaje a través de unos libros que recibió en la cárcel de Sugano y más tarde lo trajo a vivir a Etchebar.

Loc. 3465-66

En aparente contradicción con las leyes físicas, el tiempo pesa únicamente cuando está vacío.

Me encantó esta reflexión

Loc. 3779-80

¡Este sujeto te estrangularía con tus propios calzoncillos si no tuvieras cuidado!

Muestra de las capacidades de Nicholai Hel.

Loc. 4151-52

realmente, todo era tierra vasca, y no sentían ningún interés especial por una frontera arbitraria establecida por las dos naciones ocupantes.

 

Loc. 4621-23

Respiró varias veces profundamente, porque sabía que es más la acumulación de dióxido de carbono en los pulmones que la falta de oxígeno, lo que hace sentir el ansia de aspirar el aire.

¿Será así?

Loc. 4647-52

— Bautizaremos esta cueva con el nombre de «Caverna del Murciélago Zaspiak». Hel indicó su conformidad con la cabeza. Murciélago Zaspiak: «De siete, dejemos uno», el lema de todos los que luchaban por la unión de las siete provincias vascas para convertirlas en una república transpirenaica. Un sueño impracticable, ni probable ni deseable, pero un lema útil para las actividades de los hombres que preferían el romántico peligro a la aburrida seguridad, hombres capaces de ser crueles o estúpidos, pero nunca pequeños o cobardes. Y era cierto que ese sueño de una nación vasca se representara por una cueva fantástica que resultaba inaccesible.

Memorable párrafo donde los haya. En esta el traductor se lució por su falta de documentación. Lo oí por primera vez en el programa Mihiluze de la ETB, pero no me quedé con qué libro era el que contenía semejante joya. Me ha encantado encontrármelo mientras leía Shibumi. Origen de cachondeos varios.

Zazpiak Batman

Loc. 4813-14

Porque el Haize-hegoa es caprichoso y peligroso, bello e implacable, excitante y sensual, es mencionado frecuentemente en los proverbios de los vascos como símbolo de mujer.

¡Cuántas veces hago yo mismo alusión a esto!

Loc. 4894-99

He viajado, y he dado la vuelta al mundo en mi mano, como una piedra de atractivas vetas, y esto es lo que he descubierto: un hombre se siente feliz cuando hay un equilibrio entre sus necesidades y sus posesiones. La cuestión es: cómo lograr este equilibrio. Podría buscarse aumentando las posesiones al nivel de sus apetitos, pero eso sería una estupidez. Requeriría la acción de cosas no naturales, regatear, negociar, trabajar, escatimar. ¿Ergo? Ergo, el hombre sabio logra el equilibrio reduciendo sus necesidades al nivel de sus posesiones. Y esto se consigue mucho mejor aprendiendo a valorar las cosas libres de la vida: las montañas, la risa, la poesía, el vino que ofrece el amigo, las mujeres más viejas y más gordas.

Le Cagot. Ese sabio.

Loc. 4991-92

Por ser católicos, los hombres viejos que estaban en el café no podían reír; pero sonrieron maliciosamente, por ser vascos.

🙂

Loc. 5116-19

Para el ganador quedaba la delicia de la navaja, un estremecedor y profundo masaje relajante, en el que la piel de los brazos, las piernas, el pecho, la espalda, el estómago y el pubis, se roza ligeramente con una navaja muy afilada. La delicia de cosquilleo, y el miedo que lo acompaña de un desliz, se combinan para obligar a la persona que recibe el masaje a relajarse por completo como única alternativa a la insoportable tensión y placer.

No me da envidia.

Loc. 5436-41

— No son los norteamericanos los que encuentro molestos; es el norteamericanismo: una enfermedad social del mundo postindustrial que inevitablemente ha de contaminar cada una de las naciones mercantiles por turno, y que es llamado «norteamericana» tan sólo porque mi país se halla en el período más avanzado de la enfermedad del mismo modo que se habla de la gripe española, y la encefalitis tipo B japonesa. Sus síntomas son una pérdida de la ética en el trabajo, un encogimiento de los recursos interiores y una necesidad constante de estimulación externa, seguida de un decaimiento espiritual y una narcosis moral.

Grande

Loc. 5458-61

«Podía haberlo supuesto -pensó Hel-. Sociología, esa seudociencia descriptiva que disfraza las incertidumbres en confusas estadísticas, mientras insiste en el estrecho hueco de información que queda entre la psicología y la antropología. La clase de no graduación que tantos norteamericanos utilizan para justificar sus vacaciones intelectuales de cuatro años designadas para prolongar su adolescencia.»

Tantos norteamericanos y tantos otros.

Loc. 5461-63

— ¿Qué estudió usted? -preguntó Hanna a su anfitriona. Hana sonrió para sí. — Oh… psicología informal, anatomía, estética… esas cosas.

Los estudios de Hana.

Loc. 5474-76

Conoce la diferencia entre una amante, una concubina y una esposa. Una amante no está segura de su asignación, una esposa no tiene ninguna asignación, y las dos son aficionadas.

Loc. 5535

— Mi querida, boba y letal amiga,

Años antes de Ford Fairlane

Loc. 5631-36

Su persecución tomó muchas formas. Debían llevar en sus ropas el signo distintivo de Le Cagot, en forma de una huella de ganso. No podían caminar descalzos. No podían llevar armas. No podían frecuentar los lugares públicos, e incluso al entrar en la iglesia debían hacerlo por una puertecilla baja lateral, construida especialmente para ese propósito, puerta que puede encontrarse todavía en muchas iglesias de, pueblo. Durante la misa, no podían sentarse cerca de los demás o besar la cruz. Podían arrendar tierras y cultivarlas, pero no podían vender el producto. No podían casarse o tener relación sexual con personas que no fuesen de su raza, bajo pena de muerte.

Cagot es la forma en que llamaban a los agotes en Iparralde.

Loc. 5644-47

La tradición popular cuenta que los cagots y sus descendientes no tienen lóbulos en las orejas. Hoy día, todavía, en los pueblos vascos más tradicionales, se perfora las orejas a las niñas de cinco o seis años y se les cuelgan pendientes. Sin saber el origen de la tradición, las madres responden a la antigua práctica de demostrar que sus hijas tienen lóbulos de los cuales colgar pendientes.

¿Será por eso? Nunca lo había oído.

Loc. 5733-37

— Siempre he deseado visitar Nueva York. — Te desilusionaría. Es una ciudad asustada en la que todo el mundo está entregado a una persecución, ardiente y limitada, del dinero: los banqueros, los ladrones, los negociantes, las prostitutas. Si caminas por las calles de Nueva York y te fijas en sus ojos, verás dos cosas: miedo y furia. Son gentes que se refugian detrás de puertas con tres cerrojos. Luchan con hombres que no odian, y hacen el amor con mujeres que no aman.

Otro deplorable retrato de los americanos.

Loc. 5984

— Está usted arriesgándose, Mr. Diamond. Un asociado tonto es mucho más peligroso que un adversario inteligente.

Loc. 6219-20

— No me gusta ese tipo de gente, bobalicones de la clase media en busca de emociones, haciéndose cosquillas con el estremecimiento del terror y la revolución. Su existencia ya me ha costado mucho.

Loc. 6222-23

— No seas duro. Es una buena niña.

— Tiene veinticuatro años. A esa edad no tiene ningún derecho de ser una niña.

A pesar de ser una bobalicona de clase media en busca de emociones. ¡Cuánta gente veo retratada en esas palabras! ¡Demasiada!